Muchos británicos temen verse arrastrados por el "efecto Tango"

El default reduciría el valor de empresas con inversiones aquí
(0)
24 de diciembre de 2001  

LONDRES.- Como en las viejas películas de Alec Guinness, los británicos "mordieron la bala" para soportar con autóctona compostura el dolor de la herida abierta por el anuncio de la suspensión de pagos de la Argentina.

"Por el momento nos ceñimos a monitorear la situación -señaló ayer a LA NACION un vocero del Tesoro británico-. El Fondo Monetario Internacional dice estar dispuesto a cooperar con su país para garantizar una situación de estabilidad. Ese es un principio que nosotros compartimos."

Muchos británicos temen verse arrastrados por el "efecto Tango", como ya se llama aquí al caso argentino. No sólo porque el default puede reducir el valor de las compañías que invirtieron en nuestro país sino porque es capaz de poner en tela de juicio a todos los mercados emergentes donde la City londinense depositó mucho más que esperanzas en los últimos años.

El gobernador del Banco de Inglaterra, sir Edward "Eddie" George, echó paños fríos sobre la inquietud asegurando que el nuestro es un "caso aislado".

"Esta es una tragedia que se preveía desde hacía rato. Es por eso que en los últimos meses la Argentina tuvo que pagar intereses tan altos por el servicio de su deuda -destacó-. Las instituciones y bancos internacionales sabían que ocurriría y se prepararon para el golpe. Nuestro sistema financiero es fuerte y lo soportará. Aunque en el presente clima internacional no puede decirse que fue un hecho al cual le dimos la bienvenida".

El Banco de Inglaterra ya había calculado a principio de mes las posibles pérdidas por los préstamos a la Argentina en US$ 1350 millones. Ahora recordó que las operaciones con nuestro país significan "sólo un 1% del total de los préstamos otorgados por bancos británicos".

Bancos en problemas

Una de las entidades financieras más comprometidas con nuestro país desde su instalación, en 1997, el banco HSBC, vio sus acciones caer el viernes en un 4,3% a raíz de la incertidumbre creada por los disturbios en Plaza de Mayo. Y esto por más que la compañía estimó su riesgo de exposición en la Argentina durante los próximos seis meses en menos de un 1% de sus bienes, unos US$ 4000 millones.

Mejor suerte corrió el banco anglo-holandés ING al poder detener el pánico de los mercados con un comunicado en el que estimaba sus operaciones en la Argentina en US$ 670,9 millones y aseguraba "no tener la más mínima intención de buscar dinero en otra parte para compensar una ausencia de pagos". Esto calmó los nervios de la Bolsa.

Habrá que ver si la City se muestra también estoica ahora que la cesación de pagos es una realidad. La Bolsa de Londres operará hoy por unas horas, pero es probable que su veredicto no se conozca hasta el 2 de enero, cuando todos los operadores hayan regresado de su receso navideño. Varios analistas, como Peter West, jefe de economistas del banco BBVA, descuentan una reacción clemente. "La decisión tomada es comprensible. Uno tiene que solucionar primero los temas sociales o todo el lugar se enciende en llamas".

Mientras tanto, empresas como el gigante anglo-holandés Unilever tratan de persuadir a sus inversores de que están preparadas para cualquier eventualidad. El grupo llegó incluso a encontrar luz entre las negras nubes. "Nuestra compañía está implantada en la Argentina desde hace años, tiene unos 4000 empleados y un equipo directivo de excepción. No tenemos la más mínima intención de retirarnos. Al contrario, creemos que en el largo plazo la situación puede resultar ventajosa", destacó a LA NACION el vocero Michael Haines.

Si bien es probable que el default ponga fin a todo intento de obtener préstamos para las exportaciones hacia nuestro país y deje en punto muerto los créditos de nuestros importadores, la Confederación Británica de la Industria estimó que la crisis en la Argentina no afectará a su sector.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.