Cristina se sumó al festejo en Plaza de Mayo

Miles de personas se concentraron frente a la Casa Rosada para celebrar la reelección de la Presidenta, quien bailó en el escenario y agradeció a sus militantes
(0)
24 de octubre de 2011  • 04:49

Video

Ante una multitud eufórica que copó la Plaza de Mayo, la flamante presidenta reelecta Cristina Kirchner centró su emotivo discurso en la militancia y en la juventud. Rodeada por su compañero de fórmula y actual ministro de Economía, Amado Boudou, la jefa del Estado llamó a luchar por la "unidad" del país, pidió a los jóvenes que se "organicen" para que "nadie les arrebate los logros" del kirchnerismo y agradeció "el compromiso" de los militantes.

Desde las 18.30, miles de personas se concentraron en la Plaza de Mayo para festejar la reelección de la Presidenta , quien arribó ,pasadas las 23, acompañada por dirigentes oficialistas y sus hijos Máximo y Florencia.

Entusiasmados con una victoria contundente, jóvenes militantes, madres con niños en sus cochecitos, abuelas alzando a sus nietos, grupos de amigos abrazados y algunos curiosos disfrutan de una fiesta popular en la que no faltan el choripan, el paty, la cerveza, el rock y la cumbia.

Tanta era la euforia en el escenario de la histórica plaza, que la mandataria terminó bailando al ritmo de La Mancha de Rolando, banda de rock nacional que acompañó la campaña de Boudou en los últimos meses.

Video

"Quiero darles las gracias a esta multitud de jóvenes argentinos que han vuelto a recuperar la Plaza de Mayo", lanzó, una emocionada Cristina, que sostenía un cuadro con una foto de Néstor Kirchner.

Luego de la ovación que recibió por parte de la multitud que la esperaba con ansiedad, la jefa del Estado dedicó su discurso al ex presidente Kirchner, a la juventud y a la militancia. Agradeció el apoyo y "el compromiso", llamó a "la unidad" de los argentinos y se mostró sorprendida por el resultado de los comicios, que la ubican en el primer lugar con más del 50 % de los votos.

"En cada uno de ustedes, en cada una de esas banderas, en esos rostros tan jóvenes, me veo yo y a él [por Néstor], hace muchos años en éste mismo lugar. Pero también déjenme decirles que los veo en un momento histórico superador de esos momentos" , enfatizó Cristina.

El clima de festejos había comenzado a sentirse un rato antes de que llegara la mandataria, cuando los primeros fuegos artificiales tapaban las canciones del Indio Solari que sonaban desde el escenario. "Yo soy argentino, soy soldado del pingüino", coreaban decenas de jóvenes, al tiempo que otros agitaban sus banderas y bailaban al ritmo de "Avanti Morocha".

En medio de su discurso ante la multitud, la mandataria calificó a Kirchner como una "cuadro político" y pidió "dejar de lado las vanidades personales" para que "nadie pueda arrebatar" los logros del gobierno nacional.

Enseguida, la Presidenta agregó: "Creo que podemos convencer, podemos hacerles ver a los que aún no han comprendido que no me mueve ninguna ambición ni interés que no sea el de la patria. He logrado todo lo que he soñado".

Mientras la multitud cantaba el conocido jingle de campaña "para Cristina, la reelección", la mandataria llamó a luchar por la unidad del país: "Luchemos por la unidad de lo argentinos. De nuestro lado está la bandera de la patria y un pueblo que ha decidido ser protagonista de la historia", concluyó.

La fiesta continuó con la música de los Wachiturros, quienes amenizaron la velada e hicieron saltar a los seguidores kirchneristas que llenaron la Plaza de Mayo.

Video

El clima en la Plaza

María y Abel, una pareja de jubilados casados hace 44 años, llegaron temprano a la Plaza desde Ituzaingó. Ella, rosa roja en mano, aros celestes y blancos. Él, bandera argentina sobre los hombros, sostiene un poster con las caras de Néstor, Evita y Perón.

"La seguimos desde 2003 porque es sinónimo de carisma e inteligencia, porque compartimos el mismo ideal", sostienen.

Marcelo, chef santafecino, opina en el mismo sentido: "Vine a esta fiesta de la democracia porque soy uno más de los 40 mil locos que cree en ella".

Entre aplausos y saltos, María Peralta festeja junto a su hija de seis años, Eva del Alma, con la misma adrenalina con la que Graciela alza a sus dos nietas, vestidas con remeras con la cara de la presidenta.

"Los cubanos te amamos y estamos contigo", decía el cartel que sostiene Harold. "Estar aquí, participar de esta lucha, es devolverle a la Argentina lo que el Che hizo por nosotros", opina el cubano, que llegó a Buenos Aires hace once meses para participar de un intercambio cultural.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.