Negó Menem que piense en renunciar al ballottage

Kirchner lo denunció por un intento de golpe institucional
(0)
6 de mayo de 2003  

La denuncia que presentará en las próximas horas Carlos Menem para que la Justicia investigue si hubo fraude en la provincia de Buenos Aires enturbió ayer la campaña para el ballottage y puso como eje del debate la especulación sobre una eventual renuncia del ex presidente a la disputa electoral.

Menem negó de plano que fuera a renunciar a su candidatura aun si se comprobara que hubo maniobras irregulares en el distrito bonaerense a partir del uso de documentos falsos y una supuesta presión política para votar a su rival, Néstor Kirchner, a cambio de mantener los planes sociales del Gobierno.

Kirchner, por su parte, lo denunció anoche por un "intento encubierto de golpe institucional".

"Se intenta descalificar a las instituciones porque las cosas no salieron como esperaban", dijo anoche el gobernador de Santa Cruz al referirse a la presentación judicial de Menem sobre un presunto fraude en las elecciones.

El menemismo se puso en alerta por las versiones sobre la renuncia del candidato y denunció una maniobra del Gobierno para perjudicar al ex presidente. "Los rumores sobre mi renuncia son una operación del Gobierno porque los números les empiezan a dar mal y están desesperados. Yo no me bajo por nada del mundo", garantizó anoche el ex presidente a LA NACION.

Desde temprano, el rumor circuló con fuerza entre operadores económicos, que expresaron preocupación sobre los efectos que tendría en la legitimidad del futuro presidente una eventual suspensión de la elección.

Pero fue Adolfo Rodríguez quien fogoneó las versiones al aconsejar directamente a Menem: "Si prueba que existió fraude debería retirar su candidatura, porque el futuro presidente no puede ser producto de maniobras de este tipo", dijo.

Menem se apuró a sepultar las especulaciones ante sus colaboradores más íntimos. Les advirtió que los que hablan sobre el tema es porque no lo conocen. Los principales dirigentes menemistas estaban ayer indignados cada vez que les preguntaban sobre la hipótesis del renunciamiento.

"Ya sé, me llamás por lo de la renuncia", dijo el diputado Adrián Menem a LA NACION. El sobrino del ex presidente estaba en ese momento con su tío y contó que hasta se decía que el impulsor de la estrategia de la renuncia para enturbiar la elección era él mismo. "Es una ridiculez, una operación del Gobierno", dijo.

Ni Menem ni los suyos explicaron por qué ni quiénes podrían ser los impulsores de la supuesta maniobra.

Sólo hubo un comunicado oficial del comando de campaña de Menem en el que se denunció que "las usinas de rumores del Gobierno retomaron una mentira que, como la moneda falsa, es acuñada por delincuentes y circulada por los honestos". También se aclara que Menem no bajará su candidatura y citan una frase del ex presidente: "Ya no saben qué argumento utilizar para embarrar la cancha. Estoy trabajando, haciendo campaña. Ya lo dije reiteradamente antes de ganar la primera vuelta: "Minga me bajo de la candidatura"".

En caso de que Menem decidiera renunciar a su candidatura, el artículo 155 del Código Electoral Nacional prevé que "será proclamada la otra fórmula" que se presenta para la segunda vuelta. Para que esto suceda, tendría que declinar su postulación también el compañero de fórmula, Juan Carlos Romero.

La denuncia que hará en las próximas horas el ex presidente apunta, según contó a LA NACION el apoderado de la fórmula Menem-Romero, Luis Giacosa, a prevenir que no haya irregularidades en el ballottage. "No tenemos datos que demuestren una maniobra de magnitud que signifique una distorsión en el resultado final", dijo Giacosa a LA NACION.

Día tenso

El primer rumor sobre la renuncia de Menem surgió hace una semana, cuando el diputado duhaldista Daniel Basile advirtió que Menem estaba preparando el terreno, ante una "segura derrota", para renunciar.

Basile es un hombre de extrema confianza de Duhalde. Después de sus declaraciones, no hubo nadie más que hablara del tema, hasta que ayer resurgieron los fuertes rumores.

La arremetida de Rodríguez Saá sorprendió no sólo a los menemistas. Su reciente reunión con Menem en San Luis alimentó hipótesis de que los dos líderes habrían conversado en secreto sobre el tema. Rodríguez Saá, que dilató hasta tres días antes del ballottage dar a conocer a qué candidato respaldará su sector, dijo que él también está "recopilando información" sobre posibles maniobras de fraude y que hará la presentación correspondiente ante la Justicia. Dijo que el 27 de abril "votaron hasta los muertos".

Menem afirmó el domingo último a LA NACION que no está dispuesto a "judicializar las elecciones". Su estrategia es advertir al duhaldismo, sembrar la sospecha, pero no avanzar más. "Lo que pasó, pasó", dice el ex presidente, cuya principal apuesta está centrada en la fiscalización de las elecciones en el distrito bonaerense.

"En el ballottage no importan los porcentajes, se gana por un voto, por eso lo que nosotros queremos es que no se nos escape ningún voto", señaló Menem a LA NACION.

El presidente Eduardo Duhalde desestimó el fin de semana último la denuncia de Menem y dijo que "el pueblo le va a contestar en las urnas". Sin embargo, el Gobierno lanzó ayer una ofensiva para mostrar la transparencia de las elecciones y fustigó la presentación judicial menemista.

Daniel Scioli, compañero de fórmula de Kirchner, quedó descolocado ayer, porque temprano había dicho que "de ninguna manera" creía que el ex presidente estaba intentando entorpecer la elección del 18 y horas después Kirchner denunciaba un intento encubierto de golpe institucional.

Menem seguirá ahora mostrándose activo y redoblará la ofensiva contra Kirchner: insistirá en que si él gana gobernará con el poder prestado, que no debate porque le tiene miedo y que no tiene un plan.

Kirchner, que hasta ahora se había mostrado lejos de Menem y actuaba casi como un presidente, ayer contraatacó, y la campaña se volvió de golpe turbia, tensa, y se rompieron casi todas las reglas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.