Negocia el Senado la integración de las comisiones cruciales

El oficialismo kirchnerista no quiere ceder ante la embestida opositora
El oficialismo kirchnerista no quiere ceder ante la embestida opositora
Gustavo Ybarra
(0)
14 de diciembre de 2009  

La puja por el control de las comisiones continuará mañana en el Senado, cuando, según lo previsto, los presidentes de los tres principales bloques políticos -el oficialista Frente para la Victoria, la UCR y el peronismo disidente- se reúnan para tratar de definir un esquema de reparto del poder más acorde con el nuevo escenario legislativo que arrojaron las elecciones del 28 de octubre.

El miércoles de la semana pasada hubo un primer encuentro en el que pareció que se había llegado a un principio de acuerdo. Sin embargo, al día siguiente, el jefe del bloque oficialista, Miguel Pichetto (Río Negro), desmintió esa información y, por el contrario, aseguró que reivindicaría para el kirchnerismo y sus aliados la mayoría del cuerpo y, por lo tanto, de todas las comisiones.

Después de esas declaraciones, Pichetto volverá a reunirse mañana con los mismos interlocutores de la semana pasada: el peronista disidente Adolfo Rodríguez Saá (San Luis) y Gerardo Morales (Jujuy), en su condición de presidentes del Interbloque Federal y de la UCR, respectivamente.

Si el rionegrino insistiera en retener la mayoría en todas las comisiones, las negociaciones podrían estancarse y abrir una fuerte pulseada política muy parecida a la que el kirchnerismo protagonizó en la Cámara de Diputados y que implicó la primera derrota oficialista en ese cuerpo desde que el apellido Kirchner se instaló en la Casa Rosada.

La intención de Pichetto fue evitar un escenario similar, y por eso aceptó reunirse la semana pasada con sus pares de la oposición. Sin embargo, tras haber acordado un reparto proporcional de las presidencias y de la integración de las comisiones, dio marcha atrás.

A nadie extrañó esa actitud, y la vincularon con una llamada de la Casa Rosada, para la que un acuerdo como el aceptado por Pichetto dejaría al kirchnerismo sin control del Senado, justo cuando Cristina Kirchner pretende convertir a esa cámara en trinchera desde la cual resistir cualquier embestida opositora de la Cámara de Diputados.

Es que, de aplicarse una integración proporcional al número de senadores, el oficialismo quedaría automáticamente en minoría en las comisiones permanentes, que están integradas por 15 miembros. Esto es así porque con 32 miembros, el Frente para la Victoria apenas si supera el 44% del total del cuerpo, por lo que no podría aspirar a retener los ocho miembros que posee hoy en cada uno de esos órganos legislativos.

Se cerraría así una extraña paradoja, ya que fue Cristina Kirchner quien, como senadora, impulsó la reforma del reglamento que redujo el número y la cantidad de integrantes de las comisiones. Lo hizo en 2002 con la intención de agilizar el trabajo legislativo y, sobre todo, evitar las malas prácticas institucionales del Poder Ejecutivo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.