Negocios millonarios y ayudas estatales

La llamativa red que formó la nueva Ciccone
(0)
19 de febrero de 2012  

A casi dos semanas de estallar el escándalo, el vicepresidente Amado Boudou mantiene su silencio público sobre el "caso Ciccone" y se niega a responder preguntas de la prensa.

El escándalo estalló cuando la ex esposa del abogado Alejandro Vandenbroele, Laura Muñoz, afirmó durante una entrevista radial con Jorge Lanata que su marido era el presunto "testaferro" de Boudou para ocultar supuestas "coimas".

Desde entonces, las revelaciones se acumularon. Entre otras, sobre el rol de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que primero pidió a la Justicia la quiebra de la ex imprenta Ciccone Calcográfica por un pasivo de $ 240 millones, pero que luego consintió de manera inesperada el levantamiento de esa orden. Para eso, la AFIP acordó un beneficio "excepcional" con Vandenbroele como nuevo dueño, mientras que el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, ordenó el "cese inmediato" del alquiler de la planta gráfica de la empresa que por, orden judicial, tenía una firma competidora, Boldt.

Para levantar la quiebra, Vandenbroele depositó $ 567.000 en una cuenta judicial, pese a ser monotributista y declarar ingresos de $ 12.000 por mes; ocho días después, la empresa London Supply SA aportó otro $ 1,8 millones mediante una transferencia.

Vandenbroele tomó el control de la firma apoyado en una cadena de sociedades. La más visible es The Old Fund; detrás, el fondo holandés Tierras International Investments -en la que un jubilado con el haber mínimo figura como representante legal-; y más atrás, dos sociedades con domicilio en Suiza. Estas últimas tres figuran como disueltas en el Registro Público de Comercio de Amsterdam, según verificó LA NACION.

Antes y después de llegar a la ex Ciccone, Vandenbroele y un socio comercial de Boudou, José María Núñez Carmona, hablaron con acreedores, gremialistas y operarios. Les anticiparon que con ayuda del Gobierno, obtendrían grandes contratos.

En los meses siguientes, la ex Ciccone imprimió las boletas del kirchnerismo para las primarias de agosto; también obtuvo el visto bueno de Casa de Moneda -controlada por una aliada de Boudou- ante el Banco Central para que se le encargue la mitad de la provisión de los billetes de $ 100, lo que le redundaría en ingresos por US$ 50 millones. Ese contrato aún no prosperó, al igual que otros por los que también pujan.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.