En un acto en Mendoza. Néstor Kirchner volvió a criticar con dureza al campo