Opinión. No es una citación en vano: hay certezas de hechos punibles