Análisis. No hay asesinos buenos y malos: hay que juzgar a todos