“No hay oposición firme porque tampoco hay Gobierno firme”

La líder de ARI, Elisa Carrió, cuestionó la falta de acciones y el exceso de gestos de la actual gestión; pronosticó la desaparición de los partidos políticos tradicionales y confirmó que será candidata a diputada el año próximo
(0)
30 de abril de 2004  • 15:03

A la hora de analizar la falta de voces alternativas en la actual escena política, la líder de ARI, Elisa Carrió, apeló a la ironía y disparó: "No hay oposición firme porque tampoco hay Gobierno firme."

La ex diputada aseguró que su objetivo no es representar la principal oposición y opinó: "Me aburre enormemente esta política mediocre y estamos intentando otro camino para que alguna vez seamos gobernados con otra dignidad."

En diálogo con LA NACION LINE, diagnosticó una crisis del sistema de partidos tradicionales, a los que consideró destinados a desaparecer, y destacó el nacimiento de partidos pequeños en crecimiento.

Alejada de su banca en el Congreso, definió su rol como "una figura moral para la sociedad" y confirmó que se postulará como diputada por la Capital Federal el año próximo.

"Voy a asumir esa responsabilidad pero voy a equilibrar más los tiempos, no voy a entregar la vida como lo hice en los últimos ocho años", aclaró con tono reflexivo.

A modo de balance de sus días sin cargos políticos, relató: "Me hizo muy bien salir de la Cámara de Diputados y reencontrarme con el arte, la literatura, los amigos y con toda una vida académica que fue lo mejor que me pasó en la vida."

Exceso de gestos

Nunca ahorró en críticas a la gestión de Néstor Kirchner y esta vez no fue la excepción. "No hay política social, no hay política económica de desarrollo de la pequeña y mediana empresa y creo que los próximos meses van a ser de enorme conflicto en los sectores urbanos por pobreza y delito", manifestó.

En esta línea, pronosticó que "se avecinan días difíciles por falta de Gobierno y exceso de gestos."

Respecto al plan anunciado por el Gobierno para combatir la inseguridad rechazó varias de las iniciativas contempladas en el programa, aunque defendió algunos puntos: "Estamos de acuerdo con el régimen de responsabilidad penal de los adolescentes que les permite, en vez de ir a un instituto de menores con prisión sin causa, tener un juicio y eventualmente una sanción". Por otra parte, opinó que "no se va a fondo con la reforma de la Policía Federal" y consideró que "el avance en 30 días de la reforma de todos los códigos procesales penales de las provincias va a determinar un caos en los próximos cuatro meses".

Al referirse a la pelea verbal entre Kirchner y el ex jefe de Estado Eduardo Duhalde, la ex legisladora se limitó a plantear que "son contradicciones propias del partido gobernante" y sostuvo que el país saldrá adelante "cuando ese tipo de personas dejen de ser clase dirigente que gobierne".

El castigo de los dioses

Su incansable lucha para revelar la corrupción durante la gestión del ex presidente Carlos Menem obtuvo resultados y la historia demostró el fundamento de varias denuncias que formuló. "Nosotros encontramos las cuentas de Menem en Suiza. Es casi una paradoja, como una especie de castigo de los dioses, los jueces que ellos designaron, ampararon y a los que garantizaron impunidad, hoy los persiguen. Fueron presos de sus propias estrategias y me parece bien", concluyó.

Florencia Fernández Blanco

Especial para LA NACION LINE

ffblanco@lanacion.com.ar

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.