No se baje, doctor, no haga la del alacrán

Por Torcuato Di Tella Para LA NACION
(0)
13 de mayo de 2003  

No puedo creer que Carlos Menem se baje de su candidatura, porque eso sería como el cuento del escorpión que picó al sapo que lo transportaba a través del río y se ahogó con él.

No quiero creer que Menem arruine su trayectoria política, que, al fin y al cabo, discutible como es, es defendible ante la historia, con un acto tan irresponsable.

Realmente va a ser una mancha indeleble en su foja de servicios, aunque pretenda hacerlo como "renunciamiento histórico". Y él tiene asesores suficientemente inteligentes como para hacer mejores cálculos.

Ahora bien, aunque no creo que Menem lo haga, y además mucha gente (y sus malos asesores, que también los hay) piense que con eso deslegitimiza al nuevo gobierno, al fin de cuentas el resultado para el país no va a ser tan desastroso. Va a ser un golpe más a la construcción de un sistema de convivencia en el que hay perdedores y ganadores, pero la reconstrucción argentina es demasiado fuerte como para verse seriamente afectada por ese desplante.

Si Kirchner llega ser presidente, su legitimidad no va a depender del 22% de votos que cosechó ni tampoco (salvo pour la gallerie ) del 60% que muy probablemente consiga el domingo próximo. Su fuerza se basará en la coalición que pueda armar, y eso no depende de Menem, aunque sí en parte de algunos de sus asesores más capaces, a quienes también habrá que ofrecer una participación en un equipo gobernante de unidad nacional.

El mito argentino de que las coaliciones son malas, o que implican renunciar a los propios principios, es una antigualla. Nadie que lea la sección internacional de los diarios puede creerlo. La responsabilidad de todos es optar por una de dos: disponerse a participar en el gobierno, tras negociaciones sobre los términos en que esa colaboración se va a dar, o bien entrar en una "oposición de su majestad". Y si una mayoría se opone, entonces que gobiernen ellos, que la Constitución lo permite, si se ponen de acuerdo en un candidato común para la Jefatura de Gabinete. Y si eso no lo quieren o no lo pueden hacer, entonces que no pongan trabas en el funcionamiento de las instituciones

Señor Menem: no se baje, no haga la del alacrán, porque va a terminar picándose a usted mismo y eso es mortal, mientras que el sapo (perdón, señor Kirchner) va a llegar a la otra orilla del río con varios otros en su escolta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.