"¡No se olviden de los pobres!", les pidió Francisco a los líderes