Suscriptor digital

Nueva denuncia contra Alsogaray

Oficina Anticorrupción: este ente sospecha que la ex funcionaria pagó gruesos sobreprecios en un encuentro que costó $ 12,7 millones.
Adrián Ventura
(0)
31 de marzo de 2000  

La Oficina Anticorrupción (OA)denunciará hoy a la ex titular de Recursos Naturales María Julia Alsogaray por pagar sobreprecios en la organización de la 4a. Conferencia Mundial sobre Cambio Climático, que se realizó en esta ciudad en 1998 y que le habría costado al Estado 12,7 millones de dólares, tres veces más que lo previsto.

El organismo que dirige José Luis Massoni señala que algunos pagos llegaron a estar inflados en más del 6000 por ciento, por lo que la denuncia le imputa a la ingeniera Alsogaray, al ingeniero Santiago Bignoli y a otros ex funcionarios el delito de administración fraudulenta en perjuicio del Estado.

Alsogaray acumula más de veinte denuncias en contra de ella en la Justicia, aunque nunca fue procesada. Sin embargo, esta nueva presentación abrirá para la ingeniera un frente tan delicado como el que tiene en otros dos expedientes que se tramitan ante el juez federal Juan José Galeano.

En una de esas causas, los fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia la investigan por el delito de enriquecimiento ilícito, aunque Galeano, que instruye la causa desde hace siete años, todavía no la indagó.

El otro sumario, conocido como caso Prodia, se inició hace dos meses con una presentación de la OA, que acusó a Alsogaray de haber cometido, presuntamente, una defraudación en la remodelación de un entrepiso en un edificio de oficinas públicas situado en San Martín al 400.

Ayer, Galeano hizo una inspección ocular en el edificio. Fuentes policiales que estuvieron en el lugar dijeron que ingenieros consultados por ellos les aseguraron que "con los 2 millones que pagó Alsogaray se podía haber construido un edificio de varios pisos".

Una de las personas que, según esta segunda denuncia de la OA, estarían involucradas en el hecho es Bignoli, el mismo que ahora aparece mencionado en la nueva presentación de la OA por sobreprecios en la organización de la cumbre sobre el clima.

Y habría otra coincidencia entre ambos casos: el modus operandi sería virtualmente el mismo.

A partir de un acuerdo

La conferencia climática se realizó en noviembre de 1998, pero la organización comenzó varios meses antes.

Para llevarla adelante, Alsogaray invocó un convenio con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), sobre la base de un acuerdo entre la Argentina y el organismo internacional que había sido firmado en 1985.

En la OA señalan una curiosidad:a pesar de que Alsogaray presentó el proyecto al PNUD, la organización de la conferencia fue llevada a cabo plenamente por funcionarios de nuestro país.

Entonces, ¿por qué se firmó el convenio? Porque las normas de contrataciones establecidas por el PNUD son más flexibles y menos exigentes que las normas argentinas, afirman en la OA.

Una vía indirecta

Pero, según están convencidos en la OA, ni siquiera así se conformó Alsogaray, pues no sólo buscó burlar las leyes nacionales, sino que también evitó sujetarse a las citadas normas internacionales, cuyas estipulaciones tienen valor superior al de las leyes, según la reforma constitucional de 1994.

Alsogaray, según la OA, no podía desconocer lo que ocurría porque era la presidenta de la comisión organizadora.

Según varias fuentes, la OA habría constatado que Alsogaray y Bignoli -el mismo ingeniero que también hace varios años dirigió la remodelación de una casa que tiene su ex jefa en Barrio Norte- invocaron razones de urgencia para no cumplir con la obligación de llamar a una licitación.

Por eso, existe la sospecha de que los contratos podrían haberse adjudicado a "un oferente amigo" y se habrían pagado importantes sobreprecios en numerosos contratos.

Los contratos

Algunos de los contratos investigados tuvieron por objeto:

  • El alquiler de mesas, manteles y sillas, por los que se pagaron 245.000 dólares, mientras que dos empresas consultadas por la OAaseguran que harían ese mismo trabajo por menos de 78.000 dólares. Si hubiera comprado las sillas plásticas, no debería haber pagado más de 2000 pesos.
  • El servicio de impresiones para la conferencia, por el que pagó 384.000 dólares, mientras que una empresa consultada por la OA dice que haría ese mismo trabajo por 157.000 dólares.
  • También se pagaron 300.000 dólares a una empresa por la tarea de coordinación de la conferencia, a pesar de que según la OA nunca fue vista una persona de esa firma.Consultada por la OA, otra empresa evaluó los servicios en 4800 pesos, de lo cual se desprende que el sobreprecio podría haber sido del 6000 por ciento.
  • 390.000 dólares fue lo que pagó a otra empresa para la provisión de personal para la conferencia.
  • Pero el caso más curioso sería el del alquiler de las mamparas para tabicar los salones de reunión donde se realizaría, tiempo después, la conferencia.
  • Según entienden en la OA, se habrían pagado 500.000 dólares, a pesar de que, al momento del contrato, no tenía siquiera los planos de los salones que debían ser tabicados.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?