Nueva orden de captura contra Menem

Oyarbide lo declaró en rebeldía y pedirá su extradición a Chile; sus argumentos, dijo, quedaron "patéticamente desvirtuados"
(0)
27 de abril de 2004  

Carlos Menem sumó ayer su segundo pedido de captura internacional en seis días. Así lo dictaminó el juez federal Norberto Oyarbide, que declaró en rebeldía al ex presidente en la causa en que está procesado por no haber declarado una cuenta bancaria en Suiza.

La captura y el pedido de extradición de Menem ya había sido ordenado por el juez federal Jorge Urso el martes pasado, en un expediente en que se investiga la presunta responsabilidad del ex mandatario en la comisión de irregularidades en los procesos de licitación y construcción de dos complejos carcelarios.

Si bien hasta anteayer Oyarbide contemplaba la posibilidad de fijar una nueva fecha para la indagatoria de Menem, ayer decidió ordenar directamente su captura nacional e internacional, vía Interpol, Policía Federal, Prefectura y Gendarmería. El pedido de extradición será enviado a la Cancillería en las próximas horas para que sea transmitido a Chile, donde Menem reside, junto con su esposa, Cecilia Bolocco, y su hijo Máximo.

A diferencia de la causa que instruye Urso -en la que Menem no fue siquiera indagado-, en la pesquisa que encabeza Oyarbide el ex presidente está procesado por la omisión maliciosa de una cuenta con US$ 600.000 en un banco ginebrino y es investigado por los delitos de lavado de dinero y falsedad ideológica de instrumento público.

Oyarbide argumentó, por un lado, que "es evidente" la decisión de Menem de "no sujetarse a la Justicia", y, por otro, que "han quedado patéticamente desvirtuadas" las razones de salud esgrimidas por el ex presidente para evitar el viaje a Buenos Aires.

"Alegre danza étnica"

Recluido en una casona del barrio Las Condes, en las afueras de Santiago, Menem había afirmado que una fractura en el brazo derecho le impedía el traslado. Para desechar duramente ese argumento, Oyarbide se apoyó en las imágenes de televisión difundidas el viernes pasado, en las que se vio a Menem, en una fiesta de la comunidad árabe, bailando con una odalisca.

"Resulta tan fácil como triste apreciar que la práctica alegre de una danza étnica no parece compadecerse en absoluto con los trastornos de movilidad que aduce sufrir", señala la resolución de siete carillas que lleva la firma de Oyarbide.

En cuanto a la renuencia de Menem a esquivar la acción de la Justicia, el fallo sostiene: "Se torna evidente la voluntad del imputado de no cumplir con el acto procesal".

Recordó, asimismo, que en una conferencia de prensa que dio en Chile, el ex presidente "pública, consciente y deliberadamente ha expresado que no habrá de concurrir a las citaciones judiciales que le está cursando la justicia argentina".

El juez hizo hincapié en que Menem actuó "desafiando incluso a que, si se lo quiere interrogar, que los jueces argentinos viajen a Chile y que lo hagan en ese país".

El pedido de captura de Menem está argumentado no sólo en su renuencia a declarar ante el juez, sino también en los sucesivos incumplimientos a las presentaciones que, por orden del juzgado, el ex presidente debía efectuar del 1 al 5 de cada mes en La Rioja, donde él había fijado domicilio antes de irse sin permiso a Chile.

En su resolución, el magistrado relató también todo lo sucedido desde que citó por primera vez a Menem para ampliar su declaración , el 15 de marzo último. Oyarbide volvió a citar al ex presidente para el 23 de marzo y, para el 1° de abril, después.

Enemistad manifiesta

Horas antes de cumplirse esa última audiencia, la defensa del ex presidente recusó al magistrado por "enemistad manifiesta". En declaraciones periodísticas previas, Menem había acusado al juez de responder a las instrucciones del ministro de Justicia, Gustavo Beliz, a quien calificó como su "amo".

Si bien rechazó la recusación, Oyarbide decidió paralizar las actuaciones en el expediente hasta que la Cámara Federal se expidiera sobre el recurso de la defensa. El viernes pasado, los camaristas Martín Irurzun, Horacio Cattani y Eduardo Luraschi lo confirmaron como juez de la causa y lo criticaron por detener la marcha de la investigación.

La complicada situación judicial de Menem no se agota en los dos pedidos de extradición que llegarán en pocos días a Chile. El juez federal Sergio Torres fijó su indagatoria para el 26 del mes próximo, en una causa en la que se investigan presuntas irregularidades en la sesión de los terrenos de Parque Norte al gremio de los empleados de comercio que lidera Armando Cavallieri.

La Sala B en lo Penal Económico analiza, por su parte, la revocación del sobreseimiento con el que fue favorecido en el sumario por el tráfico de armas a Croacia y Ecuador.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.