Nuevo cruce por los planes sociales

El menemismo acusó al Gobierno de hacer clientelismo político; respuesta de Camaño De Narváez señaló que en Buenos Aires "se toma lista a los beneficiarios" pensando en el ballottage La ministra de Trabajo defendió el sistema y lo invitó a que denuncie ante la Justicia
(0)
10 de mayo de 2003  

El equipo de colaboradores del área social, laboral y económico de Carlos Menem, que se reunió ayer con el candidato en el hotel Presidente, denunció al gobierno de Eduardo Duhalde por hacer "clientelismo político" con los planes sociales que distribuye entre dos millones de desocupados.

Ampliaron, en una conferencia de prensa, que en la provincia de Buenos Aires, -donde perdió Menem por amplio margen-, "se está tomando lista a los beneficiarios" de los programas asistenciales pensando en la segunda vuelta electoral del 18 próximo.

Como contrapartida, la ministra de Trabajo, Graciela Camaño, rechazó las imputaciones y sobre todo cargó contra el empresario Francisco de Narváez, que más enfatizó en el tema. "Este señor se enteró hoy de que hay pobres en la Argentina", fue lapidaria.

"Se están dando dádivas y esto es indigno. Con el sufrimiento y con el hambre de los argentinos no se debe hacer política", dijo De Narváez, que fue anunciado como encargado del manejo de los planes sociales en caso de que Menem triunfe en los comicios. También participaron del encuentro el ex secretario de Seguridad Social durante el gobierno de Menem Carlos Torres y quien sería el ministro de Economía del Frente por la Lealtad, Carlos Melconian.

De Narváez argumentó que las supuestas irregularidades en los planes "han sido denunciadas ante las Naciones Unidas por organizaciones internacionales de prestigio", y mencionó un informe de dos entidades no gubernamentales alemanas que advierten que el 25 % de los ciudadanos no tiene acceso a la canasta básica de alimentos pese a que el país produce diez veces más comida que la necesaria.

Por su parte, Torres, el principal candidato de Menem para ocupar el Ministerio de Trabajo, señaló que "los programas se van a mantener, pero ampliados y profundizados". Y dio otra vuelta sobre su manejo: "Habrá un mecanismo de ingreso automático para evitar el clientelismo político y reforzaremos las auditorías."

Pero la reacción de la ministra Camaño no se hizo esperar. Después de ponderar la puesta en marcha de "uno de los planes más importantes de que se tengan memoria y uno de los que menor costo administrativo tiene", y que gracias a él "más de dos millones de personas tienen un ingreso y pueden alimentar a sus hijos", arremetió contra De Narváez: "Venimos luchando desde el inicio de nuestra gestión por paliar y mejorar la situación de millones de compatriotas".

"No obstante -destacó Camaño-, le aconsejo al señor De Narváez que si tiene denuncias que hacer no las haga desde el discurso político, sino que vaya ante los organismos que correspondan, ante la Justicia, ante el fiscal que monitorea el cumplimiento del plan, o ante este mismo ministerio."

En otro orden, el candidato a vicepresidente del Frente por la Lealtad, Juan Carlos Romero, visitó ayer el sur cordobés y se reunió, entre otros, con el intendente de Río Cuarto, Alberto Cantero Gutiérrez, que lo declaró visitante ilustre de la ciudad.

En distintas localidades, Romero fue recibido por dirigentes del PJ, organizaciones intermedias, rurales y de comerciantes.

En un plenario de dirigentes justicialistas en Río Cuarto, Romero dijo que "Menem gobernará para todos los argentinos, sin distinción, y fijará su objetivo en el desarrollo del interior desde una propuesta".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.