Obama no quiere para EE.UU. una desigualdad como la argentina

Al referirse a la situación social de Estados Unidos, advirtió que "se aproxima" a los niveles de países como el nuestro
Al referirse a la situación social de Estados Unidos, advirtió que "se aproxima" a los niveles de países como el nuestro
Silvia Pisani
(0)
5 de diciembre de 2013  

WASHINGTON.- No pareció, precisamente, un elogio a la "década ganada" de la que le gusta hablar a la Presidenta.

Lo cierto es que el presidente Barack Obama habló ayer de la Argentina como un ejemplo de lo que no quiere que ocurra en su país, al alertar contra la "creciente desigualdad social", a la que definió como el riesgo de que "unos pocos se queden con lo que es de todos".

Fue apenas una mención -una frase- en un discurso de casi cincuenta minutos en los que se comprometió a una mayor acción en materia económica y social porque, dijo, las cosas no van bien en Estados Unidos.

"Hoy, nuestros niveles de desigualdad se están aproximando a los de países como la Argentina o como Jamaica", dijo Obama, en una fuerte apelación a lo que no quiere que ocurra.

Poco antes, el mandatario había descripto la desigualdad social como el conjunto de deformaciones políticas y económicas que permiten que "unos pocos se queden con lo que es de todos" y que les "quitan esperanzas y posibilidades de progreso a los que menos tienen".

La crítica mención de la Argentina, al promediar su extenso discurso, fue un llamado a lo que no quiere que ocurra. A la necesidad de aplicar medidas de corrección.

Fue sugestivo que, en esa misma intervención, el líder demócrata citó a otro argentino: el papa Francisco, por quien, semanas atrás, dijo sentirse "impresionado".

Obama, que no es católico, apeló a la figura del Pontífice y citó sus palabras en favor de una mejor distribución de la riqueza. Recordó que Francisco "habló de manera elocuente sobre la pobreza" y recordó su reflexión en el sentido de que "merezca más atención una caída de dos puntos en la Bolsa que la muerte por frío de un anciano en la calle".

La reflexión presidencial y el llamado a no seguir en la línea de la desigualdad para llegar a "los niveles de la Argentina" resulta paradójica si se tiene en cuenta la recurrencia con que la presidenta Cristina Kirchner extrapola y combina datos estadísticos a su manera para declarar que nuestro país "está mucho mejor" que algunas de las potencias mundiales.

Poco antes de las elecciones de octubre pasado, de hecho, la Presidenta se congratuló por trabajar "todos los días contra la pobreza y la desigualdad", a la vez que aseguró durante su campaña que su compromiso era con "la defensa de los sectores más vulnerables".

Por contraste, la apelación desde el gobierno norteamericano al ejemplo no deseado de lo que ocurre en nuestro país coincidió en los hechos con la difusión de imágenes sobre los saqueos y desmanes de las últimas horas en la provincia de Córdoba, lo que -en la perspectiva internacional- es la Argentina. Y no una provincia.

El dato de la ola de violencia y la ausencia de control policial fue, seguramente, nada más que una coincidencia temporal. Difícilmente haya tenido que ver en la incorporación del triste paralelo que, sobre la desigualdad en nuestro país, hicieron quienes escribieron el discurso del presidente.

Tema de discusión

La intervención de Obama fue citada como una de las más significativas en materia social en lo que lleva de su segundo mandato. Anoche era objeto de discusión en los programas informativos del día.

"La peligrosa y creciente desigualdad ha puesto en riesgo" el fundamento social de la clase media de que "si trabajas duro tienes la oportunidad de salir adelante", dijo el presidente.

Advirtió que ese concepto, sobre el que se basa el progreso de este país, se desplaza por el temor de que "unos pocos se beneficien del trabajo de todos y se queden con lo que es de todos".

En ese sentido, previno que, si bien no se puede prometer ni asegurar "igualdad de ingresos", sí se debe "asegurar y garantizar igualdad de oportunidades".

Fue en ese contexto en que, al pretender llamar la atención sobre la gravedad de la situación y la necesidad de corregirla, previno que en materia de desigualdad social "Estados Unidos se acerca a niveles como los de la Argentina y Jamaica". El discurso fue pronunciado desde la zona sur de esta ciudad, en uno de los barrios más postergados.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.