El escenario. Obama ya no espera nada de Cristina