Optimismo y buen humor en la comitiva

Bromas del mandatario para la TV
(0)
26 de octubre de 2000  

MADRID (De nuestra corresponsal).- Hay en el ánimo de la delegación argentina una psicología de carácter transitivo: el buen humor, el optimismo y la distensión que mostró De la Rúa desde que llegó se extendió ya al resto de su equipo.

Como si los hubiera alcanzado un poco de aire fresco. "¿Viste? Parece otra persona...", fue ayer el comentario generalizado entre los empresarios. Comparaban así el ánimo del Presidente con el que vieron en el momento más agudo de las semanas de crisis que soportó su gobierno.

Como en sus mejores días, De la Rúa aceptó un breve cruce con la gente de Maldito Lunes, el programa de televisión que hace humor con la actualidad. Siguió el ejemplo el ministro Machinea, tras enumerar las presiones por tener el timón económico, cerró el relato con una confesión: "Encima soy de Racing".

Hasta el presidente español se metió con el ánimo de su par argentino. "De la Rúa no necesita que nadie le cante un tango", dijo Aznar cuando alguien le recordó que, en su anterior visita a la Argentina había ofrecido el apoyo de su gobierno con la letra que dice "si necesitás una mano, acordate de este amigo viejo que se ha de jugar el pellejo cuando llegue la ocasión".

"¿Es la ocasión de jugarse el pellejo, señor Aznar?", se le preguntó. "Todos los días hay oportunidades para eso. De la Rúa no necesita que nadie le cante un tango", dijo y siguió con una cita de Borges. El autor con más menciones fue Ortega y Gasset. Machinea lo usó para llamar "a las cosas" a empresarios argentinos y españoles. No fue la única.

Hubo también incertidumbres. Fue cuando la embajada argentina repitió el rito de invitar a la ex presidenta María Estela Martínez de Perón al cóctel que encabezó De la Rúa. "Parece que viene", corrió -incrédula- la voz entre empresarios y funcionarios. Poco después, el rumor era desmentido.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.