Ordenaron al juez Aguinsky dejar la causa de las armas

Definición: la Cámara en lo Penal Económico resolvió que el magistrado abrió la investigación sobre el contrabando en forma antirreglamentaria; sorteo.
(0)
17 de febrero de 2000  

Las sospechas sobre el origen político de la causa por el contrabando de armas a Ecuador y Croacia que sustancia el juez en lo penal económico Marcelo Aguinsky (una de las tres que hay en la Justicia) adquirieron mayor fundamento con una reciente resolución de la Cámara de ese fuero que determinó que el magistrado inició la investigación en forma antirreglamentaria, en 1995.

Por lo tanto, la Cámara le ordenó desprenderse del sumario y enviarlo a sorteo para que otro juez continúe las actuaciones.

Al responder una apelación de la defensora oficial de Luis Sarlenga, ex interventor en Fabricaciones Militares procesado en los tres expedientes, los camaristas de la Sala A, Edmundo Hendler y Nicanor Repetto, establecieron el 4 del corriente que es "inadmisible" que Aguinsky eleve a juicio el suyo, pues el magistrado está "indebidamente constituido" y esto "podría afectar los derechos de los imputados".

Los camaristas agregaron que Aguinsky debe apartarse del caso y que la elevación a juicio debe adoptarla "un juez cuya imparcialidad quede garantizada por su selección en sorteo".

Miguel Bootello, abogado de los empresarios ecuatorianos que compraron fusiles FAL defectuosos a Fabricaciones Militares, informó a La Nación que ayer presentó copia de la resolución en el Consejo de la Magistratura para que se agregue al pedido de juicio político que hay contra Aguinsky.

"Pese a que mis clientes fueron estafados en siete millones de dólares _explicó Bootello_, el juez ordenó su captura internacional para que no fueran querellantes."

Defensa de Aguinsky

En diálogo con La Nación , Aguinsky sostuvo que adoptó tal medida "para evitar que los contribuyentes deban pagarles una eventual indemnización a esos comerciantes que participaron en las maniobras."

Bootello agregó que "este juez manipuló la causa sin que le fuera asignada en sorteo. Prueba de su parcialidad es que realizó una investigación horizontal y no hacia arriba, pues no citó a ninguno de los ex ministros, ni al ex presidente, ni al ex jefe del Ejército, general Martín Balza."

La primera causa por las armas se abrió el 15 de marzo de 1995 ante el juez federal Jorge Urso a raíz de una denuncia del abogado Ricardo Monner Sans. Es la investigación que más compromete al anterior gobierno, pues Carlos Menem y varios de sus ministros firmaron los decretos secretos que permitieron el contrabando.

Urso indagará en las próximas semanas al ex canciller Guido Di Tella, en tanto debe resolver la situación del ex ministro de Defensa Antonio Erman González y de Balza, ya indagados.

Dos semanas atrás, Aguinsky le pidió copia de la indagatoria de Balza. La tercera causa por la armas la lleva el juez penal económico Julio Speroni.

Celeridad

Siempre llamó la atención que dos días después de iniciar Urso sus actuaciones, Aguinsky, ex asesor del ex diputado hipermenemista César Arias, abriera una causa en el fuero penal económico sin mediar denuncia ni pedido fiscal.

Cuando el teniente coronel retirado Diego Palleros, intermediario en el contrabando, estaba dispuesto a responder preguntas en su indagatoria ante el juez Urso, Aguinsky le denegó en su causa la exención de prisión, por lo cual Palleros huyó al exterior sin hablar.

Antes, Palleros presentó un escrito donde afirmó que importantes miembros del Gobierno estaban comprometidos en las operaciones.

En lo que se interpretó como un intento de salvamento de los altos funcionarios involucrados, el año último Aguinsky accedió a un pedido del fiscal Roberto Leanza y envió su expediente a la Corte Suprema. La medida suscitó críticas y la Corte le devolvió el sumario. Aguinsky también fue denunciado penalmente por presunto prevaricato, pero resultó sobreseído el año último.

La secuencia inicial del expediente de Aguinsky muestra una extrema celeridad. Lo abrió el 17 de marzo de 1995 y ese día requirió información a la Aduana por teléfono. "Sorprendentemente -explica Bootello-, ese mismo día la Aduana le envió la información y el 22 el fiscal formuló el requerimiento de instrucción. Podría pensarse que estaba todo dispuesto."

Aguinsky procesó y dictó la prisión preventiva a Sarlenga y al coronel retirado Edberto González de la Vega como partícipes primarios de contrabando calificado. Como partícipes secundarios procesó, sin prisión, a los coroneles Carlos Franke y Jorge Cornejo Torino, todos oficiales de Fabricaciones Militares.

Salvo el de Cornejo Torino, que es reciente, los otros procesamientos fueron confirmados por la misma sala A de la Cámara Penal Económica, que ahora dispuso apartar a Aguinsky.

En ese fuero se explicó que el nuevo juez que resulte sorteado elevará a juicio oral la situación de Sarlenga.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.