El palacio. Otro capítulo en las anomalías jubilatorias