Suscriptor digital

Oyarbide acelera los trámites contra Isabel

Le dictó ayer la prisión preventiva
(0)
27 de enero de 2007  

El juez federal Norberto Oyarbide dio ayer un paso más en su camino para lograr la extradición de la ex presidenta María Estela Martínez de Perón.

Le dictó la prisión preventiva por sospechar que la mujer prestó "una colaboración esencial en la eliminación de personas de determinada ideología", delitos que, según el magistrado, se cometieron por el funcionamiento de la organización paramilitar Triple A.

La resolución, a la que accedió LA NACION, es una formalidad judicial a los fines de lograr la extradición a la Argentina de la viuda de Juan Domingo Perón, según indicó un funcionario que interviene en el expediente.

El juez también dictó la prisión preventiva a los ex jefes de la Triple A Rodolfo Almirón, Juan Ramón Morales y Miguel Angel Rovira, que al igual que "Isabelita" afrontan cargos por asociación ilícita y homicidios.

La ex presidenta es investigada en dos causas: una que se tramita en Mendoza, a cargo del juez federal de San Rafael, Raúl Acosta, y la que lleva adelante Oyarbide.

Luego de que ambos magistrados ordenaran la captura de Isabelita, que reside en España, la mujer fue beneficiada con la prisión condicional que le otorgó el juez de la Audiencia Nacional española Juan del Olmo, por lo que está en su casa de las afueras de Madrid.

Tanto Acosta como Oyarbide preparan los pedidos formales de extradición que deben presentar ante la justicia española para lograr que la tercera mujer de Perón sea indagada en la Argentina.

Al amparo del Estado

Dentro de la fundamentación que con la resolución de ayer esgrimió Oyarbide, la ex mandataria "permitió que la agrupación criminal -o quizá con más propiedad su líder (José López Rega)- continuara actuando al amparo de la estructura gubernamental y con elementos que el propio Estado le daba para su custodia".

Y añadió: "No es irrazonable sospechar que contaba, al menos en su consentimiento, para la realización de sus actos y que lo mantenía en esa posición desde donde la agrupación terrorista podía ir cumpliendo con su finalidad".

Según Oyarbide, la ex presidenta "no articuló los recursos con los que contaba por su condición para evitar que la agrupación continúe con su accionar delictivo o que -por lo menos- no lo hiciera desde las estructuras del Estado ni con los medios del Estado".

El magistrado concluyó que sin la cooperación de Isabelita, la Triple A no habría podido cometer los crímenes que perpetró.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?