Cuestionado. Oyarbide admitió que recibe insultos en la calle