PAMI: difieren el anuncio del ajuste

De la Rúa ratificó que la reestructuración será "drástica" y que incluirá despidos
De la Rúa ratificó que la reestructuración será "drástica" y que incluirá despidos
(0)
29 de agosto de 2001  

La reestructuración del PAMI será "drástica", de "por lo menos el 30 por ciento", e incluirá despidos de personal contratado. Así lo confirmó ayer el presidente Fernando de la Rúa, luego de la reunión de gabinete que se realiza habitualmente los martes.

"En el PAMI debe hacerse una reducción de por lo menos el 30 por ciento y revisar contrataciones que por exceso de onerosidad afectan el presupuesto. Los contratos realizados durante esta gestión deben ser reducidos drásticamente", dijo el mandatario ante una consulta de LA NACION.

El jefe del Estado evitó dar precisiones sobre cuándo y cómo se realizarán los cambios. Tiene sus razones. Para empezar, De la Rúa no quiere que los anuncios de más despidos en el PAMI -uno de los compromisos pactados con el FMI para obtener una ampliación del crédito a la Argentina- se realice hoy, el mismo día en que las dos CGT se reúnan para protestar en la Plaza de Mayo. "No hay que echar aceite sobre el fuego", fue la figura elegida por uno de los hombres del Presidente.

Pero hay más motivos, que tocan íntimamente a De la Rúa. El Presidente hizo siempre suya la causa de los jubilados. Desde marzo de 1989 comenzó a conducir un programa en Radio Municipal, "Encuentros con la tercera edad", una suerte de "rinconcito de los jubilados" de gran repercusión en el sector pasivo. Hoy, las emisiones continúan por Radio América, todos los sábados, de 19 a 20, pero sin la presencia del mandatario. Lo reemplaza el ex concejal Humberto Bonanata.

Su paso por el programa terminó convirtiéndose en un boomerang que sirvió de alimento a la oposición, que ahora lo acusa de traicionar a sus antiguos defendidos. Pero no sólo de sus adversarios surgen los cuestionamientos: el propio Raúl Alfonsín provocó alarma en la Casa Rosada cuando anteayer, en un comunicado, dijo que "no tolerará" la intromisión de las huestes de Cavallo en los planes de reforma de la seguridad social.

Allegados al jefe de la UCR fueron más lejos y acusaron al Gobierno de querer "privatizar" algunas áreas del PAMI y de la Anses (sobre lo que se informa por separado). Fue la gota que colmó el vaso. El Presidente tomó el micrófono y aseguró que la reestructuración del PAMI y la Anses "fueron informadas en reunión de gabinete y son decisiones propias del Gobierno, que se llevan adelante porque son responsabilidad legal del Gobierno".

"No habrá privatización"

Y enseguida agregó, en un tiro por elevación a Alfonsín: "Que quede muy claro que no hay ningún proyecto de privatización, sí de mejoramiento de la eficiencia y de examen de contratos que se han realizado durante nuestra gestión, que caen dentro de las reducciones dispuestas por el Gobierno".

Con mayor crudeza, sus palabras encontraron eco en la ministra de Trabajo, que invitó a Alfonsín a no meterse en asuntos que, a su entender, no le corresponden. Luego de recordarle que la Anses es un organismo que depende de su órbita, por delegación del Presidente, Bullrich insistió en que hoy se presentará la reforma de la administración de seguridad social en la sede de su cartera laboral. Y, en el mismo tenor que el Presidente, no negó que habrá despidos. "Donde haya personas que no tengan un perfil adecuado a su función se van a tener que ir, porque no van a quedar ñoquis en la Anses", dijo.

Las declaraciones de ayer de Bullrich y del propio Presidente frustraron una sutil estrategia de sus voceros, que ayer negaron que la situación del PAMI y de la Anses se hubiera tratado en la reunión de gabinete. El argumento era simple: con las elecciones de octubre en los talones, De la Rúa no debe pagar un excesivo costo político por los ajustes en marcha.

Aunque no hubo grandes precisiones sobre el futuro del PAMI, más allá de la confirmación de que el ajuste será "drástico", LA NACION pudo saber que ése es un tema que ha obsesionado a De la Rúa desde último el fin de semana. A él destinó gran parte del domingo, cuando le anticipó a Cavallo que cumpliría con su deseo de ubicar a Armando Caro Figueroa al frente de la AFIP y de trasladar a Héctor Rodríguez hacia la Jefatura de Gabinete, donde comandará la reestructuración del PAMI y de la Anses (sobre lo que se informa por separado).

Anteayer, el Presidente optó por dejar en blanco su agenda protocolar y realizó, en reserva, una reunión de gabinete para debatir la crítica situación de la obra social de los jubilados.

Sugerencia del gobernador Maza

  • LA RIOJA.- A días de que se inicie la declaración indagatoria de 148 beneficiarios que habrían accedido irregularmente a su jubilación, el gobernador Angel Maza sugirió que los jubilados hoy interdictos firmen una nota donde expresen "su voluntad de llegar a un acuerdo" para reintegrar a la Anses los haberes cobrados. El consejo se produjo a poco de haber sido denunciado ante el juez federal Rodolfo Canicoba Corral como presunto responsable de irregularidades cometidas durante el traspaso del sistema previsional riojano a la Nación.
  • MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.