Pampuro, el oído que Duhalde puso en el Ministerio de Defensa

Buscó siempre acercarse a los militares
(0)
21 de mayo de 2003  

La designación de José Pampuro no sorprendió al ambiente militar. Este médico cirujano de 53 años se había convertido en el oído castrense del presidente Eduardo Duhalde. De aquellas primeras comidas con los jefes de las fuerzas en abril de 2002 pasó a convertirse en ministro de Defensa por dos circunstancias bien diferentes: la necesidad de mantenerlo en el gabinete nacional y la ausencia de un referente de Néstor Kirchner en el área.

Pampuro se interesó rápido por la problemática militar en su rol de consejero de Duhalde. Le valió más de un encontronazo con el ministro Horacio Jaunarena, especialmente cuando éste no fue avisado de la reunión organizada por Pampuro entre el Presidente y los jefes del Ejército, teniente general Ricardo Brinzoni, y el de la Armada, almirante Joaquín Stella.

Los militares lo toman como un hombre que les prestó atención. Lo que no fue poco durante la administración de Duhalde. Ese intento de Pampuro de acercarse a los uniformados se vio con mayor fuerza durante el operativo de ayuda en Tucumán.

Esos antecedentes, mínimos, en el área le permitieron quedarse con un puesto en el gabinete para reemplazar al, por el contrario, sumamente experimentado Jaunarena.

Hombre ligado a Duhalde desde la propia creación de la Liga Federal bonaerense, Pampuro ocupó siempre un cargo público desde 1983.

Estudió medicina en la Universidad de Buenos Aires y ejerció su profesión hasta su primera designación política: fue secretario de Salud de la Municipalidad de Lanús entre 1983 y 1987.

En los siguientes cuatro años ocupó una banca como diputado nacional por el PJ bonaerense. Entre 1991 y 1992 fue ministro de Salud y de Acción Social de la provincia de Buenos Aires.

El médico de Duhalde

Su relación con Duhalde se fue haciendo cada vez más intensa y ya para 1993 era el médico privado del entonces gobernador bonaerense.

Estuvo al frente de la Casa de la Provincia de Buenos Aires a partir de 1995. Cuatro años después volvió al Congreso como diputado nacional.

Los sucesos que llevaron a la crisis institucional de diciembre de 2001 lo encontraron como uno de los principales operadores duhaldistas.

Coordinador general de la Unidad Presidente fue el cargo con el que llegó a la Casa Rosada junto con Duhalde, que es lo mismo que decir secretario privado. En octubre último fue designado secretario general de la Presidencia.

Su trabajo en el Gobierno fue el de generar las alianzas que necesitaba Duhalde. Como operador político su misión es escuchar a todos los sectores. Así se acercó casi por inercia a los militares. Y a la silla en el gabinete por la que nadie luchó cerca de Kirchner.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.