Paños fríos en la pelea con Uruguay

Ambos países bajaron el tono a las denuncias de supuestos sobornos en obras hídricas; se reunirían los presidentes
Martín Dinatale
(0)
18 de mayo de 2012  

No dejaron pasar ni 24 horas. Luego de intensas gestiones diplomáticas los gobiernos de Uruguay y de la Argentina decidieron ayer poner paños fríos y frenar el escándalo desatado por las denuncias de presuntos pedidos de sobornos en la contratación de las obras de dragado del canal Martín García.

Como estrategia se acordó seguir con el trabajo de dragado en el río y llamar en lo inmediato a un concurso de precios para definir las obras de mantenimiento del canal que hoy hace una empresa cuestionada y que tiene contrato hasta el 19 de julio. La solución política final del conflicto se dará en una reunión que en diez días mantendrían los presidentes Cristina Kirchner y José Mujica.

Tras la renuncia del embajador uruguayo Julio Baráibar, que no fue aceptada y que anteayer admitió que la Cancillería y el gobierno de su país estaban al tanto del intento de coima al embajador uruguayo Francisco Bustillo para favorecer a la empresa Riovia, tanto en Buenos Aires como en Montevideo hubo negociaciones para frenar el manto de sospechas que hay ahora en el proceso de contratación de las obras.

Pero se trata de una tarea compleja porque hasta el vicecanciller uruguayo Roberto Conde deslizó el miércoles pasado que, además del intento de coima denunciado por Baráibar, también se sabía del supuesto "arreglo" entre los funcionarios argentinos de la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP) para favorecer a la empresa de capitales holandeses en la adjudicación para el mantenimiento del canal. El gobierno uruguayo quería llamar a concurso de precios para sustituir a Riovia, que cobraba US$ 12 millones porque otra firma holandesa, Van Oord, ofrecía US$ 9 millones. Pero el concurso de precios se suspendió y se recontrató transitoriamente a Riovia por US$ 15 millones, cuando Uruguay no quería pagar más de US$ 13 millones. Ahora Riovia seguirá dragando hasta que la Argentina y Uruguay se pongan de acuerdo en un pliego de licitación, hagan el llamado, se precalifiquen las empresas y se elija a una compañía para llevar el canal de 32 a 34 pies.

Ayer, en la Casa Rosada todas las miradas por el manejo de estos contratos apuntaban al ex vicecanciller Roberto García Moritán, que estuvo en la gestión del canciller Jorge Taiana. Otro de los funcionarios que está a cargo de la CARP, Hernán Orduna, también quedó en la mira y está procesado en otra causa por malversación de fondos públicos. En la Cancillería hubo hermetismo. En diálogo con LA NACION, el vicecanciller Eduardo Zuain fue tajante: "No sabemos nada y no informaremos nada de este tema", dijo.

Gestiones

Las gestiones para bajarle el tono a la disputa quedaron en manos del embajador argentino en Uruguay, Dante Dovena, que en diálogo permanente con el canciller de Mujica, Luis Almagro, se comprometió a continuar las obras de dragado en el canal Martín García y aseguró que el llamado a licitación para nuevas obras será inminente.

El canciller Héctor Timerman no intervino porque está en Angola con Cristina Kirchner y en Uruguay hay malestar con su figura. El lunes pasado envió en forma inconsulta una carta al país vecino para pedir una auditoría conjunta y dejó entrever que las denuncias de corrupción estaban en Montevideo. La auditoría se hará y la Argentina pondrá al actual jefe de la Sigen y candidato del Gobierno para ser procurador, el polémico kirchnerista Daniel Reposo.

Los hechos

  • Las denuncias. El embajador uruguayo Julio Baráibar admitió que hubo intentos de sobornos en la contratación de la empresa Riovia. También el vicecanciller de Mujica, Roberto Conde, mencionó irregularidades.
  • Acuerdo tentativo. Las autoridades de ambos países decidieron avanzar con el proceso de licitación de las obras.
  • Protagonistas. El ex vicecanciller argentino García Moritán y el referente de la CARP, Hernán Orduna quedaron en la mira.
  • Con la colaboración de Nelson Fernández desde Montevideo

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.