Para el Gobierno, el lugar no se preservó