Para el kirchnerismo, fue un "paso adelante"