Para el titular de la fiscalía antilavado, en la Argentina "es difícil investigar al poder"

Gonella cuestionó el compromiso de la Justicia; negó haber protegido a Lázaro Báez
Video
Gonella cuestionó el compromiso de la Justicia; negó haber protegido a Lázaro Báez
Hugo Alconada Mon
(0)
30 de abril de 2015  

"Es difícil investigar al poder", dice Carlos Gonella. Y si lo dice él...

Titular de la Procelac (Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos), Gonella es protagonista, para bien o para mal, de algunas de las investigaciones judiciales sobre lavado más sensibles y relevantes que se registraron en el país durante la última década.

En 2009, Gonella logró la primera condena contra el lavado en la historia del país y ahora acaba de lograr el procesamiento de un supuesto narcotraficante y el embargo de sus bienes por $ 750 millones y otros $ 500 millones sobre los de su esposa. Pero ése es su currículum positivo. También arrastra su propio procesamiento, confirmado ya por la Cámara Federal, que consideró probado que protegió a Lázaro Báez cuando estalló el escándalo con el financista Federico Elaskar y el valijero Leonardo Fariña.

Según Gonella, eso no es verdad. "De ninguna manera. Ése es un caso que se ha politizado, un caso resonante que se mediatizó", y destacó que la Procelac actuó de oficio sólo horas después de que Elaskar y Fariña aparecieron en el programa Periodismo para todos, de Jorge Lanata, el domingo 13 de abril de 2013, y envió el material a la Justicia apenas cinco días después. "Se cursó la imputación contra Elaskar y Fariña, y se dejó abierta con respecto al resto de las personas", insistió, en una entrevista dentro del ciclo Conversaciones, de LA NACION.

Dos semanas atrás, sin embargo, los camaristas Martín Irurzun, Horacio Cattani y Eduardo Farah consideraron que el titular de la Procelac sí protegió a Báez. Lo hizo, concluyeron, al concentrar la pesquisa sobre Elaskar y Fariña, al mismo tiempo que dejó afuera al dueño de Austral Construcciones, a sus hijos, a su contador Daniel Pérez Gadín y al ministro de Planificación, Julio De Vido.

Según la Cámara, Gonella direccionó "hacia ciertos acontecimientos la investigación con el argumento de que esto encontraba apoyo en lo que llamaron «constancias objetivas» en detrimento de otros sucesos y circunstancias relevantes que, siendo la esencia de la denuncia primigenia, fueron dejados fuera de la investigación, junto a quienes se sindicaba como sus responsables", es decir, a Báez y su entorno más inmediato.

Para Gonella, su procesamiento responde a "otros intereses", al igual que los intentos del juez Claudio Bonadio de indagarlo por el delito de "violación de secretos" porque tuiteó desde su cuenta personal el link a una noticia sobre un narco y su pareja, la jueza María Gabriela Lanz, publicada en fiscales.gob.ar, el sitio oficial del Ministerio Público Fiscal en Internet. Es decir, según Gonella, a quien patrocina el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que la Justicia los "persigue por algo que no es delito".

Oriundo de Córdoba, Gonella fue uno de los fiscales que en esa provincia elevaron a juicio oral la acusación contra el ex presidente Carlos Menem por la explosión de la Fábrica Militar de Río Tercero, lo que definió como intento de ocultar "el hecho de corrupción más escandaloso de la República Argentina, como fue el contrabando de armas", por cómo fue la operatoria, con decretos dibujados incluidos, desde la cúspide misma del Poder Ejecutivo.

Basado en ésas y en otras experiencias, como la investigación sobre el abogado y supuesto narcotraficante Carlos Salvatore, Gonella considera que "es posible" investigar al poder y los delitos económicos, "pero se necesita un cambio cultural", porque en el contexto actual "el sistema judicial se ha preocupado más por criminalizar a los más vulnerables".

Para eso, el titular de la Procelac considera que "el sistema judicial debe definir como prioridad investigar al poder", aunque en general "no hay mucho interés".

"Desde el sillón"

"No todo el sistema judicial tiene este grado de compromiso. No todos los magistrados, sean jueces o fiscales, están dispuestos a avanzar", aunque defendió su propia labor y la de muchos colegas durante la actual gestión de la procuradora Alejandra Gils Carbó, quien también divide las aguas dentro y fuera del Poder Judicial y del Ministerio Público.

"Para muchos, es más cómodo permanecer en su sillón y criminalizar al pobre -insistió Gonella-, porque no te lo va a facturar, no te va a poner abogados que te jodan, que te coimeen o que te aprieten de alguna manera o que te denuncien."

Envuelto en la controversia entre jueces y fiscales "independientes" u opositores y aquellos de Justicia Legítima u oficialista, según quién los califique, Gonella se sabe protagonista central de esa controversia, en la que lo analizan con especial interés por su actuación en la pesquisa sobre Báez y la "ruta del dinero K".

Su gestión al frente de la Procelac explica, además, su respuesta cuando se le pregunta si es más fácil investigar "a un gran banquero o un presidente o una presidenta".

"En los dos supuestos, si estamos hablando de criminalidad económica, las dificultades son muchas. Porque el poder es mucho. Y el poder del Estado es mucho. Y el poder económico también es mucho", indicó. "No te puedo cuantificar cuál es más difícil de investigar, ¿sí? Es difícil investigar al poder? Es difícil investigar al poder."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.