Para evitar la ruptura, el Gobierno recibió a los radicales K