Para la Casa Rosada, hay un "mensaje mafioso"