Para la Casa Rosada, la acusación es "frágil"