Para la mayoría, López era parte de un sistema de sobornos que Cristina conocía