Para Londres, las medidas son "contraproducentes"