Para los kelpers, la reunión entre Cristina Kirchner y Vladimir Putin fue "la antítesis de la democracia"