Para no exponer a Boudou, el oficialismo paraliza el Senado

Quieren evitarle un ataque de la oposición; sólo habrá una sesión pasado mañana
Gustavo Ybarra
(0)
30 de junio de 2014  

Las complicaciones judiciales que persiguen a Amado Boudou alteraron el normal funcionamiento del Senado, que lleva cinco semanas de una virtual parálisis legislativa que recién se interrumpirá pasado mañana, con una sesión que impulsa el oficialismo motivado más por el apuro del Poder Ejecutivo por avanzar con proyectos de su interés -la reglamentación de la responsabilidad del Estado y la nueva moratoria previsional- que por exponer al vicepresidente a presidir una reunión de la Cámara alta.

Por el contrario, todo indica que, tras el procesamiento de Boudou, la política será evitar todo lo posible darle a la oposición una tribuna desde la cual agitar el escándalo que involucre al vicepresidente y que es, lo reconocen en el kirchnerismo, pura pérdida política para el peronismo y la Casa Rosada.

Por lo pronto, el ex ministro de Economía tiene previsto regresar entre pasado mañana a la noche y el jueves a la mañana del viaje por Cuba y Panamá que emprendió el miércoles último, por lo que no estará disponible para presidir la sesión. Su lugar lo ocupará el presidente provisional del Senado, el santiagueño Gerardo Zamora.

Pero ante la ausencia de una agenda que le permita a Boudou permanecer alejado del país, fuentes del oficialismo señalaron que, tras la sesión de pasado mañana, el Senado no se volvería a reunir hasta fin de mes, con la sesión de informe del jefe de Gabinete que se iba a realizar este miércoles y que se decidió postergar "por cuestiones de agenda".

Otros voceros del mismo sector, en tanto, arriesgaron que la Cámara alta entrará en una nueva parálisis que se extendería hasta mediados de agosto. Ante cualquiera de estas opciones en el kirchnerismo esperan tener para esas fechas un panorama político más claro.

Es que, por lo menos hasta ayer, el oficialismo de la Cámara alta no había recibido ninguna directiva de Cristina Kirchner sobre cómo obrar ante la lluvia de reclamos de licencia que la oposición desplegará contra Boudou esta semana en el recinto del Senado.

"Nosotros vamos a hacer un planteo en el recinto para que el vicepresidente se tome licencia", adelantó el jefe del bloque radical, Gerardo Morales (Jujuy). "Creemos que (Boudou) tiene que pedir licencia, pero también creemos que debe ser la Presidenta la que debe pedirle que dé un paso al costado hasta que se resuelva el caso", dijo Diego Santilli (Pro-Capital) a LA NACION.

Mientras tanto, en el kirchnerismo reconocen que la situación política del vicepresidente se torna cada día más difícil con las noticias que surgen de los tribunales.

"Los caminos se van estrechando, estamos en un proceso preelectoral y para el PJ y el FPV esto (el caso Boudou) plantea una situación complicada", afirmó un importante legislador oficialista alineado con el kirchnerismo de Unidos y Organizados.

Hasta el momento, Boudou ha contado con el respaldo de los senadores oficialistas, y así lo reconocen en su entorno. "Los muchachos la vienen bancando bien, no le han hecho notar nunca ningún malestar por su situación", explicaron.

Las quejas, al parecer, apuntan a la Casa Rosada: "No hubo en todo el fin de semana una palabra oficial del Gobierno; esperamos que mañana (por hoy) Capitanich diga algo", se lamentaron en un despacho del oficialismo del Senado.

Esa suerte de abandono abre algunos interrogantes en el kirchnerismo de la Cámara alta, que teme que el ejemplo empiece a repercutir entre los senadores.

"Va a hacer falta un planteo de alineamiento bien de arriba, porque cada vez está más complicado sostenerlo", explicó un legislador oficialista, en un claro mensaje a la presidenta Cristina Kirchner para que envíe una señal que permita unir a la tropa y unificar un criterio común en esta disyuntiva.

La agenda legislativa

  • El Senado sesionará ?pasado mañana apremiado por el interés del ?Poder Ejecutivo. Se espera que no vuelva a reunirse hasta fin de mes ?o mediados de agosto.
  • El oficialismo apuesta así a evitar el costo político que le significa la exposición de Amado Boudou al frente de las sesiones de la Cámara alta.
  • La oposición no dejará pasar la oportunidad. La UCR y el FAP reclamarán en el recinto este miércoles que el vicepresidente se tome licencia en el cargo.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.