Suscriptor digital

Para Rico, el escándalo está terminado

Lo aseguró su vocero; De la Rúa dijo que recibió una llamada de Ruckauf y que eso le alcanzaba para dar por cerrado el tema
(0)
26 de marzo de 2000  

LA PLATA.- "Nosotros vamos a seguir trabajando contra viento y marea", sostuvo ayer el director de comunicación del Ministerio de Seguridad bonaerense, Horacio Poggi, para descartar los rumores que sostenían que la renuncia del ministro del área, Aldo Rico, era inminente.

Rico había intentado vincular al presidente Fernando de la Rúa con Carlos "El Indio" Castillo, un ex carapintada detenido en Entre Ríos, a quien señaló como custodio presidencial. El escándalo político que provocó esta situación, en ausencia del gobernador bonaerense, Carlos Ruckauf, obligó al funcionario a pedir disculpas a De la Rúa.

El jefe del Estado reveló ayer que anteanoche recibió una llamada de Ruckauf (de gira por los Estados Unidos) y que esa comunicación "le alcanzaba" para dar por cerrado el entredicho, aunque se manifestó "molesto por el afán de atacar la investidura presidencial", por la que reclamó respeto.

En tanto, Ruckauf permanecía en silencio y miembros de su gobierno ratificaban que no se conocerá ninguna medida hasta que regrese de los Estados Unidos, el 2 del mes próximo.

Las críticas de Solá

El vicegobernador, Felipe Solá, insistió por su parte en criticar a Rico, calificarlo de "imprudente" y tomar distancia del conflictivo funcionario.

"Creo que yo no lo hubiera nombrado", respondió Solá cuando se le preguntó si echaría al ex militar por haber intentado involucrar a De la Rúa con el detenido ex carapintada.

Aparentando estar ajeno al escándalo que lo envuelve y que él mismo generó, Rico visitó ayer por la mañana varias comisarías de Avellaneda y los destacamentos de Caballería e Infantería de Lomas de Zamora.

"Acá hay una ola de rumores y hasta de sobreactuaciones de personajes que quieren sacar rédito político y aparecen como más delarruistas que el propio Presidente", dijo su vocero.

Poggi aseguró que para el ministro "la cosa está terminada, ya que el propio De la Rúa se mostró conforme. Todo lo demás parece, a esta altura, exagerado", afirmó.

Además, el funcionario de la cartera de Seguridad reveló que la decisión de enviar una carta de disculpas y el tono de la misma fueron "consensuados" durante un diálogo telefónico entre el ministro y Ruckauf. Varias fuentes del gobierno provincial afirmaron que durante esa llamada se habría dictado -desde los Estados Unidos- buena parte de la misiva.

"Esa conversación transcurrió en términos inteligentes, como para lograr resolver el tema de la mejor forma posible", confió el funcionario de Rico, encargado de entregar personalmente el escrito con las disculpas en la Casa Rosada.

Ruckauf, junto con varios integrantes del gabinete provincial, participó anteayer en Nueva Orleáns de la apertura de un seminario sobre Pyme y de la reunión de gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Desde allí, el gobernador instruyó a Solá, su circunstancial reemplazante al frente del gobierno provincial, para que tomara en sus manos la situación originada por Rico.

Sin embargo, las declaraciones del vicegobernador, sumadas a los dichos del vocero del ministro y el evidente cortocircuito entre ambos, dieron cuenta de que, pese a no querer intervenir directamente, Ruckauf se vio obligado a hacerlo.

Reclamo aliancista

El entredicho se pudo palpar cuando, según fuentes del Gobierno, Rico rehusó disculparse en público. Tras ello surgió la alternativa de la carta.

El mea culpa del ex militar no conformó a los integrantes de la Alianza bonaerense, que ayer reiteraron los pedidos de renuncia del ministro de Seguridad.

"Si en las próximas horas el gobernador no toma la decisión que toda la sociedad está esperando, vamos a instruir a los bloques legislativos del radicalismo provincial para que promuevan la inmediata interpelación de Rico", sostuvo Leopoldo Moreau, titular del comité bonaerense de la UCR.

En tanto, los diputados frepasistas Alejandro Mosquera, Guillermo Oliver y Graciela Podestá exigieron que "Ruckauf no mande más a Rico a pedir disculpas y que le pida la renuncia".

Para los legisladores, "es inaceptable que el gobierno siga sosteniendo al ministro, que, además, ha sido ineficiente a la hora de combatir la inseguridad reinante".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?