Para Washington, la renuncia de Menem es "un asunto doméstico"

Lo afirmó el Departamento de Estado
Jorge Rosales
(0)
15 de mayo de 2003  

WASHINGTON.- Estados Unidos trató ayer de no quedar enredado en el nuevo escenario político que vive la Argentina a partir de la renuncia de Carlos Menem a participar en la segunda vuelta electoral del próximo domingo, y ratificó que trabajará "con cualquier presidente que resulte electo según las regulaciones electorales argentinas".

Estados Unidos considera a la Argentina "un socio democrático de importancia" y la renuncia de Menem, que convierte a Néstor Kirchner en el futuro presidente, "es un asunto doméstico de la Argentina", dijo ayer el Departamento de Estado por medio del vocero para Asuntos del Hemisferio Occidental, Robert Zimmerman.

Una calificada fuente del gobierno de Estados Unidos había dicho anteayer a LA NACION, y lo ratificó ayer, que la resignación de Menem a una segunda vuelta genera preocupación por el impacto que ello podría tener en la consolidación de la estabilidad institucional en la Argentina.

Frente al nuevo escenario político, el embajador argentino ante el gobierno de George W. Bush, Eduardo Amadeo, mantuvo ayer intensos contactos con los principales funcionarios para América latina del Departamento de Estado y del Consejo de Seguridad Nacional, para explicarles qué mecanismos prevé la legislación frente al presente caso.

La administración de Bush había lanzado el viernes último un fuerte respaldo al futuro gobierno, cuando el secretario adjunto del Tesoro para Asuntos Internacionales, Randal Quarles, planteó que había confianza en que cualquiera de los dos candidatos, Menem o Kirchner, serían capaces "de articular rápidamente un programa económico creíble".

El experto en América latina del influyente think tank American Enterprise Institute Mark Falcoff dijo a LA NACION que la renuncia de Menem "no es buena para él ni para el país" y que el nuevo contexto "le hará más difícil la tarea a Kirchner".

Según el experto, doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de Princeton, esta situación de no poder ser ratificado por una amplia mayoría -como indicaban las encuestas- "pone a Kirchner en una posición similar a la de Arturo Illia", el ex presidente de la UCR elegido en 1963 con el 25,15% de los votos en una contienda electoral en la que estuvo proscripto el peronismo.

Respetar las reglas

"Una derrota honorable le hubiera dado a Menem un lugar en la historia. Lula da Silva -el presidente de Brasil- nunca dejó de respetar las reglas democráticas a pesar de haber perdido 3 veces en elecciones presidenciales. Pero respetó las reglas y en la cuarta ganó la presidencia", señaló.

Myles Frechette, presidente del Consejo de las Américas, dijo a LA NACION que la Argentina va a superar este momento porque "sus instituciones tienen fibra y son fuertes".

"La Argentina ha pasado por severas crisis y no creo que esta situación vaya a dejar a nadie sin dormir. Hay suficiente madurez en la Argentina para superar esto y seguir adelante", destacó el ex diplomático norteamericano y titular de la organización fundada por David Rockefeller.

Miguel Díaz, director del programa para América del Sur del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales, señaló que hubiera sido mejor "que este proceso de elecciones concluyera de una manera natural porque el pueblo de la Argentina se lo merece. Pero ahora hay que seguir adelante, porque se empieza una nueva página en la historia con el gobierno de Kirchner".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.