Pardo dio su versión al juez

El senador correntino relató una conversación con Cafiero sobre las coimas
El senador correntino relató una conversación con Cafiero sobre las coimas
(0)
31 de agosto de 2000  

Aunque públicamente optó por repetir el libreto de la mayoría de sus compañeros de bancada y desestimar las denuncias de sobornos, el senador Angel Pardo (PJ-Corrientes) contó otra versión de los hechos ante el juez Carlos Liporaci.

Consultado acerca de las sospechas de coimas para aprobar la reforma laboral, Pardo relató -según fuentes judiciales- un diálogo que dijo haber sostenido con Antonio Cafiero (PJ-Buenos Aires).

Según el relato del senador correntino ante la Justicia, Cafiero le confió, en julio último, que estaba preocupado porque tenía la certeza de que se habían pagado sobornos para aprobar la reforma laboral.

"¿Tenés pruebas?", dice Pardo que le preguntó. Cafiero le contestó que no.

"Entonces salí de esto, no te sigas metiendo", le recomendó Pardo.

La respuesta de Cafiero -siempre según el relato de su compañero de bancada- fue la siguiente: "Mirá, en definitiva el qui... no lo armé yo, lo armó Palito (Ramón Ortega)".

En su declaración ante la Justicia, Cafiero dejó tres nombres supuestamente implicados en el escándalo. Uno de ellos sería el del senador Ramón Ortega (PJ-Tucumán), quien, según Cafiero, mantuvo una conversación con el ex gobernador Eduardo Duhalde en la que le confesó haber cobrado una coima.

Ortega negó esa confesión y se enojó con Cafiero por no desmentir a La Nación , que anteayer publicó el relato de lo que el senador bonaerense hizo ante la Justicia. Ortega declarará mañana y Duhalde la semana próxima. El juez no descarta la posibilidad de someterlos a un careo en el caso de que se contradigan en sus testimonios.

También pediría un seguimiento del movimiento de las cuentas bancarias de los sospechados para registrar si hubo un aumento significativo del patrimonio que podría señalar el cobro de un soborno.

Citaciones a periodistas

Liporaci dijo ayer que citaría a los periodistas de La Nación Joaquín Morales Solá y María Fernanda Villosio. El juez pretende que ambos revelen la fuente de la información publicada por el diario.

"El derecho de resguardar las fuentes tendría que ceder ante un hecho de esta magnitud porque está en peligro la República", aseguró Liporaci.

Temprano, el magistrado admitió que la investigación no estaba demasiado avanzada y se esperanzó con la posibilidad de que el senador que confesó a La Nación haber cobrado el soborno se presentase ante la Justicia.

Ayer continuó el desfile de legisladores ante los tribunales federales, aunque ninguno aportó datos significativos para el avance de la causa. Además de Pardo, estuvieron José Genoud (UCR-Mendoza), Ricardo Branda (PJ-Formosa) y Julio San Millán (PJ-Salta). Mañana será el turno de los senadores Horacio Usandizaga (UCR-Santa Fe) y Jorge Yoma (PJ-La Rioja).

En declaraciones a la prensa, a la salida del despacho de Liporaci, Pardo repitió el libreto de todos los senadores, salvo Cafiero, que ya declararon ante la Justicia. Dijo que descartaba cualquier posibilidad de soborno.

"Acá hay una conspiración muy grande que cubre diversos circuitos", afirmó.

El senador aseguró que de todas las denuncias surgen "confrontaciones y enfrentamientos" producidos en el seno de la Alianza y el peronismo por la renovación parlamentaria del año próximo.

También desconfió del senador que confesó a La Nación haber cobrado un soborno. "¿Quién va a ser tan estúpido para autoincriminarse?", se preguntó con sonrisa irónica.

Branda tuvo argumentos similares. Aseguró que "nunca" vio ningún soborno en toda su carrera como legislador, aunque admitió que "nadie desconoce que en la Argentina hay corrupción". También consideró que "todos los congresos del mundo están sometidos a enormes presiones".

Pardo y Branda se mostraron muy nerviosos a la hora de atender al periodismo.

Voz oficialista

Desde su posición de oficialista, Genoud, presidente provisional del Senado, aseguró que ponía "las manos en el fuego por el Gobierno y los senadores de la Alianza".

Por los tribunales de Comodoro Py también pasaron los diputados aliancistas Alfredo Bravo (Capital Federal) y Alicia Castro (Capital Federal), quienes solicitaron al juez Liporaci que anule los efectos de la ley laboral hasta tanto se aclaren las denuncias de coimas pagadas para su aprobación.

Consultado por la prensa, Bravo dijo: "Alfredo Bravo es la única persona por quien pongo las manos en el fuego."

La semana próxima, Liporaci recibirá a los sindicalistas Hugo Moyano, Saúl Ubaldini, Juan Manuel Palacios y Jorge Viviani, que también cuestionaron la reforma laboral y pidieron su derogación.

El juez también recibirá a los dos funcionarios más implicados en la denuncia anónima que circuló por el Senado: Alberto Flamarique (ministro de Trabajo) y Fernando de Santibañes (titular de la SIDE).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.