El pulso político. París bien vale una misa y el éxito electoral, un poco más de populismo