Pasó del "apoyo crítico" a un mensaje netamente opositor