Patentes: aval a la fabricación local

(0)
23 de marzo de 2000  

Los pequeños y medianos laboratorios nacionales, reunidos en Cooperala, avalaron ayer los proyectos legislativos que promueven la incorporación de la cláusula de fabricación local en la ley de patentes, al advertir que, de lo contrario, se perderán unos 120.000 puestos de trabajo y se producirá un fuerte aumento en los medicamentos.

Los empresarios formularon estas advertencias ante las comisiones de Industria de la Cámara de Diputados y del Senado, donde se impulsan dos proyectos de ley que exigen a las empresas que soliciten una patente por su producto que lo fabriquen en el país por medio de un mecanismo de licencias compulsivas.

El principal argumento para impulsar estos proyectos es que Brasil incorporó en su legislación la cláusula de fabricación local. Tanto los legisladores como los laboratorios nacionales temen que, una vez que la ley de patentes entre en vigor (en octubre próximo), se produzca un masivo desplazamiento de industrias farmacéuticas a ese país y que los laboratorios extranjeros importen a la Argentina los nuevos productos patentados. Advierten que podría producirse un monopolio en la comercialización, con la consiguiente alza en los precios.

"Si no impulsamos ninguna medida otra industria desaparecerá de la Argentina", enfatizó el titular de Cooperala, Jorge Riveiro. "Nuestra cámara -dijo- defiende la propiedad intelectual, pero es necesario garantizar que exista igualdad para competir."

Rechazo

Los laboratorios extranjeros, agrupados en la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (Caeme) rechazan de plano ambas iniciativas al considerarlas "inconstitucionales", porque violan tratados internacionales de jerarquía constitucional.

Además, niegan que una vez que entre en vigor la ley de patentes sus industrias se muden a Brasil. En este sentido, apuntan a que los laboratorios extranjeros tienen previsto invertir en el país unos 100 millones de pesos en investigación y desarrollo en el bienio 2000-2001.

"La radicación de plantas fabriles en un país depende de sus aspectos macroeconómicos, como los incentivos fiscales y las tasas de interés, y no sólo de la ley de patentes", afirman en Caeme.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.