"Pedir la intervención de Santa Cruz es un golpe de Estado", lanzó Aníbal Fernández