Peleas en la Alianza por la ley laboral

(0)
26 de marzo de 2000  

La compleja relación entre la UCR y el Frepaso comenzó a exhibir signos de crisis, porque ninguna de las dos fuerzas que integran la Alianza se resigna a asumir la responsabilidad por el casi seguro fracaso del proyecto de ley de reforma laboral, trabado en el Senado.

Según fuentes del bloque de senadores radicales, pasado mañana será un día difícil para el vicepresidente, Carlos Alvarez. El líder del Frepaso recibirá una embestida de la bancada de la UCR durante la reunión habitual del bloque.

Los ánimos están caldeados porque el presidente Fernando de la Rúa exigió al titular provisional del Senado, el radical José Genoud, avances en la sanción del nuevo régimen laboral. "Alvarez le contó a De la Rúa que no negociamos la reforma y la verdad es que no tenemos número ni margen para esa gestión", confió un senador radical.

El malestar contra Alvarez comprende a toda la bancada radical. En rigor, la molestia se extiende al ministro de Trabajo, Alberto Flamarique, otro dirigente frepasista. Le imputan el costo de una negociación que nació sin demasiado brillo.

"Eso es todo mentira. Alvarez no puede haber acusado a los senadores radicales, porque no está en sus manos convencer al PJ", dijo un allegado al vicepresidente.

El acuerdo por la reforma laboral fue sellado en la Casa Rosada entre De la Rúa y los máximos dirigentes de la CGT de Rodolfo Daer (hecho que después desconocieron), los mismos que el Gobierno había criticado por su mala imagen. Ese acto dejó al margen del diálogo a la CGT del combativo Hugo Moyano (camioneros).

El allegado a Alvarez afirmó: "Si los radicales están molestos con nosotros será por otros temas".

Ardua negociación

La táctica oficial se desdibujó cuando el bloque del PJ en la Cámara de Diputados rechazó la reforma, con lo cual desconoció el pacto anterior.

En el Senado, el PJ sostiene que el dictamen de Diputados perjudica a los trabajadores porque permite la rebaja de salarios al fijar la descentralización de los convenios colectivos. Los peronistas promueven modificar esta última cláusula.

Tanta es la presión del PJ que Daer quitó su apoyo a la reforma y rompió el pacto con De la Rúa. "Si modifican la descentralización de los convenios se desnaturalizaría el proyecto", dicen los radicales.

Tras conversar con De la Rúa, Genoud comenzó a negociar con los senadores peronistas en forma individual. Se entrevistó, entre otros, con el jefe del bloque, Augusto Alasino (PJ-Entre Ríos). "Soy optimista. Creo que el PJ no va a cajonear el proyecto. Puede haber demoras y modificaciones, pero no creo que se vaya a obstruir al Gobierno", dijo ayer Genoud, como señal de buena voluntad. La Alianza se guardaría en su manga la carta de la insistencia en Diputados para ratificar el proyecto original.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.