Peleas por la ley de jubilaciones

Los diputados del Frepaso, del ARI y del PJ se oponen a que los retirados no puedan trabajar
(0)
22 de agosto de 2001  

A pesar de las objeciones de amplios sectores del Frepaso, Argentina para una República de Iguales (ARI) y el justicialismo, un grupo de legisladores radicales intentará tratar en la sesión de hoy un proyecto de ley que impone reparos a los jubilados que siguen trabajando y que cobran haberes de regímenes previsionales de privilegio o del sistema común de retiro.

Luego de largas negociaciones con el Ministerio de Trabajo, los diputados oficialistas acordaron el texto de un proyecto de ley de incompatibilidades en el sistema previsional.

Se acordó que un jubilado que cobre más de 600 pesos mensuales en el sistema de privilegio o en el común y a la vez trabaje en relación de dependencia en el Estado o en el sector privado sólo recibirá el piso de 600 pesos y no el resto de su haber hasta tanto opte por abandonar su puesto de trabajo.

En el caso de las jubilaciones especiales (las que no requieren de los 30 años de aporte o los 65 años de edad de retiro) la medida alcanzaría a las personas jubiladas y que a la vez se desempeñan como autónomos.

LA NACION informó ayer que el oficialismo pensaba eliminar todas las jubilaciones superiores a los 600 pesos que se superpusieran con puestos laborales. Pero el diputado Eduardo Santín (UCR-Buenos Aires) y el secretario de Seguridad Social del Ministerio de Trabajo, Jorge San Martino, aclararon que la iniciativa sólo contemplará una disminución de haberes y no la desaparición de éstos.

"Puede ser que a mucha gente no le agrade hablar de esto y suene mal. Pero, objetivamente hablando, lo correcto y lógico es que una persona que tiene una jubilación no siga trabajando y le deje el puesto a un desocupado", defendió Santin la propuesta oficial.

El jefe de bloque de diputados de la UCR, Horacio Pernasetti (Catamarca), se inclinaba anoche por instalar el tema en el recinto y, paralelamente, iniciar negociaciones con todos los sectores para terminar el debate la semana próxima.

El tema fue discutido en una reunión que mantuvieron Pernasetti, Santín, Gabriel Dumon y Manuel Martínez, entre otros, en el despacho del jefe de bloque de la UCR.

La idea de establecer un régimen de incompatibilidades generó revuelo en las bancadas de diputados oficialistas y opositores.

En contra

Enojada con los funcionarios del Ministerio de Trabajo y con Santín, la titular de la Comisión de Previsión y Seguridad Social de la Cámara baja, María América González (Frepaso-Buenos Aires), convocó a una rueda de prensa para despegarse de la propuesta oficial de incompatibilidades.

Si bien admitió haber participado en las negociaciones con el Ministerio de Trabajo por la redacción de una ley de incompatibilidades, como informó LA NACION, negó su intención de establecer ese sistema para las jubilaciones comunes.

Acompañada por un grupo de diputados del ARI y de Frente para el Cambio, dijo que el año último había presentado un proyecto de ley de incompatibilidades para todo el sistema previsional. Pero aclaró que "en estos momentos de crisis económica, con una ley de déficit cero y con un recorte en los salarios del 13 por ciento no se puede pedir a la gente que resigne parte de su jubilación o deje de trabajar".

De esta manera, adelantó que sólo avalará un sistema de incompatibilidades para los casos de jubilaciones de privilegio. Dijo también que su idea es derogar por ley las jubilaciones de privilegio de los funcionarios del Gobierno y de los del Poder Ejecutivo. En su propuesta excluirá a los docentes, científicos y a los funcionarios del servicio exterior que gozan del sistema especial de retiro.

González se ubicó en la misma línea de ataque que sus pares del ARI, el Frente para el Cambio y el justicialismo. Desde este último bloque, los diputados Marta Alarcia y Oraldo Britos cuestionaron con dureza la propuesta del oficialismo y destacaron que "en medio de una crisis económica es inhumano exigirle a la gente que deje de trabajar o que siga haciéndolo pero resignando por ello parte de su haber jubilatorio".

Ante este panorama adverso, los diputados de la UCR comenzarán esta mañana una amplia ronda de consultas para llegar al recinto con un proyecto consensuado.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?