Peña se enfrentó con los diputados de la oposición por el desempleo y la inflación

El jefe de Gabinete dio un informe en la Cámara baja y negó que hubiera crecido la desocupación con Macri; el FPV y el FR defendieron una ley antidespidos
Laura Serra
(0)
28 de abril de 2016  

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, ayer, al ingresar en el recinto de Diputados para emitir su informe mensual
El jefe de Gabinete, Marcos Peña, ayer, al ingresar en el recinto de Diputados para emitir su informe mensual Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

La discusión por el problema del empleo que se desató ayer en la Cámara de Diputados pareció aludir a dos países opuestos. De un lado, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, enfatizó que no aumentó el desempleo desde que asumió Mauricio Macri. La oposición, del otro lado, rechazó este diagnóstico, advirtió que hubo más despidos y suspensiones y criticó el repunte inflacionario de los últimos cinco meses.

Mientras en la Cámara baja el jefe de Gabinete rechazaba cualquier situación de emergencia laboral en el país, a pocos metros de allí, en el Senado, la oposición avanzaba en la media sanción de un proyecto que prohíbe despidos en los próximos 180 días. Ante los diputados, Peña fustigó la iniciativa, pero fue en vano: la oposición en la Cámara baja, incluso los bloques más moderados, como el Frente Renovador y el Bloque Justicialista, dio un anticipo ayer, por el tono de sus críticas al Gobierno, de que avalará la propuesta. "Vamos a apoyar la media sanción del Senado", adelantó el diputado Sergio Massa (Frente Renovador) a LA NACION.

"Estamos convencidos de que una ley que prohíba los despidos no es una solución para los trabajadores -retrucó Peña-. Necesitamos generar millones de trabajos, y esto se logrará generando confianza en los pequeños y grandes empresarios. Ése es el camino."

Peña insistió: "No estamos frente a un registro de despidos en el sector privado mayor o distinto del que hemos vivido en los últimos cinco años. Nos manejamos con estadísticas inobjetables, que son las del SIPA (Sistema Integrado Previsional Argentino) y las del Ministerio de Trabajo. Y está claro que si bien puede haber problemas sectoriales, como en la construcción o en la industria automotriz, no hay ni un solo indicador objetivo del Frente para la Victoria que fundamente el diagnóstico de una emergencia laboral", dijo, y le reprochó a la oposición que no hubiera citado al ministro de Trabajo a las comisiones para discutir el asunto antes de emitir dictamen.

"Las entidades empresarias nos anticipan que tomarán empleados este año, no que los despedirán, y ése es un dato concreto", insistió Peña.

Los bloques opositores refutaron la visión oficialista. "Estamos en una situación de restricción laboral", dijo Graciela Camaño (Frente Renovador), quien criticó al Gobierno por utilizar como indicador el empleo en blanco cuando, en realidad, "hay un 35% de empleo no registrado" en la Argentina. "Las empresas privadas a los que echan son a los trabajadores no registrados", advirtió.

Desde el kirchnerismo, el jefe de bloque, Héctor Recalde, cuestionó al Gobierno por aplicar "una política económica de devaluación, despidos y ajuste" y que "los ganadores son sectores empresariales concentrados, nacionales y extranjeros".

Entonces fue cuando Peña abandonó su habitual tono moderado. "El kirchnerismo usa un doble estándar y parece como si no hubieran gobernado la Argentina en 12 años", retrucó Peña. "¿O quién devaluó la moneda en 2014? Axel Kicillof", retrucó, y le enrostró al kirchnerismo un legado de "30% de pobreza".

Acto seguido, acusó a la anterior gestión por las millonarias irregularidades en el PAMI ("el más escandaloso acto de corrupción con fondos públicos", alegó) y el "parate" en la obra pública, que originó una deuda impaga de más de 57.000 millones de pesos, precisó.

Fiel al libreto oficial, Peña auguró un horizonte promisorio en la economía para el segundo semestre, con una baja en la inflación y la llegada de inversiones extranjeras. "El mejor aporte a la pobreza cero es cambiar la tendencia sin provocar una crisis. Equilibrar medidas de corrección económica con medidas de protección a los más vulnerables", sostuvo, y enfatizó que el Estado ya invirtió "100.000 millones de pesos" en medidas sociales.

"Este gobierno no combate la pobreza", retrucó Felipe Solá (FR), quien sostuvo que por la baja en las retenciones y la baja en subsidios la gestión macrista "se ahorra" unos 168.000 millones de pesos "que no van a los más pobres".

Diego Bossio, por su parte, dijo que si bien su bancada "no quiere poner palos en la rueda, tampoco quiere escuchar fantasías". "Hoy no vemos un horizonte claro en el tema de inflación, tarifas o la suba de las tasas de interés. Hoy las pymes deben afrontar tarifazos y altísimas tasas. Y no vemos que el Gobierno las potencie."

Las frases más destacadas del jefe de gabinete

Reaparición de Cristina

"No vamos a hacer actos si tenemos que ir a la Justicia"

El caso de Lázaro Báez

"Debe ser muy duro para ustedes ver las imágenes de lo que está pasando con Lázaro Báez. Primero expliquen lo suyo y después en todo caso pregunten con la hipocresía que a veces hacen"

Dóla futuro

"Es falso que haya habido funcionarios que producto de alguna compra de dólar futuro hayan incidido en alguna decisión económica del Gobierno"

Medidas económicas

"Lo que estamos haciendo es muy similar a lo que hubiera hecho Scioli si hubiera ganado. Lo dicen sus economistas"

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.