Persisten las diferencias en la cúpula aliancista