Pese a las denuncias, el Gobierno no cambia