Polémica decisión: más de 300 millones de dólares se mantienen en notas del Tesoro de Estados Unidos. Pese a las promesas, los fondos de Santa Cruz aún están en el exterior