Agenda positiva. Pese a los cruces verbales, mejoró el vínculo con EE.UU.