Pese a los saltos del dólar, la misión del FMI afirmó que hay "avances importantes"

Fuente: Archivo
Optimismo oficial por la aprobación del desembolso de US$10.800 millones
Francisco Jueguen
(0)
24 de febrero de 2019  

A pesar de la presencia del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , y del presidente del Banco Central , Guido Sandleris , el encuentro final por la tercera auditoría del FMI en el país -una hora, el viernes durante la tarde- fue pura formalidad para todos. Un simple acto de cierre para la foto.

"Había cuatro mujeres en la mesa", destacaron en Hacienda, aludiendo a la crítica que meses atrás había hecho la directora del Fondo, Christine Lagarde , por la falta de técnicas en el equipo argentino. Lo cierto es que tres eran del FMI. La cuarta participante fue Verónica Rappoport, vicepresidenta segunda del Banco Central.

"Si el Fondo se reunió con todo el mundo y estuvo menos con nosotros significa que esto está andando bien", interpretaron desde el Gobierno -con optimismo- aludiendo a las fotos que la misión del organismo se sacó con Juan Manuel Urtubey , Axel Kicillof , Roberto Lavagna y con la cúpula de la CGT .

Indicio de ajuste y austeridad, la misión del FMI encabezada por Roberto Cardarelli fue convidada solo con agua en el Salón Scalabrini Ortiz del Palacio de Hacienda. Fue lo mínimo indispensable para atravesar otro día de calor en la ciudad de Buenos Aires.

"Se están logrando avances importantes y se anunciarán más detalles una vez que concluya la misión", afirmaron desde el FMI. El análisis de los números argentinos seguirá en Washington. Vale recordar, sin embargo, que Cardarelli señaló, en su encuentro con la CGT, que había "preocupación" por el crecimiento de la economía y que aún existían riesgos. En ese encuentro, los gremialistas anticiparon la posibilidad de un nuevo paro.

A fines de marzo, el board del FMI se reunirá para aprobar o no la tercera auditoría y destrabar el mayor desembolso del año. Serían alrededor de US$10.800 millones (dependerá de la cotización de ese momento de los DEG, la moneda del organismo multilateral).

Tanto en Hacienda como en el BCRA consideran que esta revisión fue relativamente sencilla, pese a la volatilidad del dólar la semana pasada, que derivó en una fuerte suba de tasa de interés. La próxima será en junio, más cerca de las definiciones políticas que marcarán el año, lo que prenuncia un mayor ruido.

En la entidad que conduce Sandleris confían, sin embargo, en que, pese a que puede haber movimientos del dólar como en estos días, el plan monetario ideado con aval del FMI está funcionando bien y descartan una corrida como la del año pasado. Justifican esa confianza en la falta de pesos gracias al apretón, en que el stock de depósitos dolarizados haya crecido fuertemente en 2018 y en que los flujos de divisas se expandirán este año. A esto último ayudarán particularmente la buena cosecha, el saldo comercial positivo, y la venta (probablemente a través de subastas) que deberá hacer el Ministerio de Hacienda desde mitad de año para gastos corrientes. De eso está pendiente el secretario de Finanzas, Santiago Bausili. Este combo, creen, ayudará a contener el impulso dolarizador que surge por la incertidumbre que trae cualquier elección entre dos opciones muy polarizadas. En ese camino, cuentan, no hay ahora cambios previstos en el techo de la banda de no intervención.

La preocupación principal en el Central ya no está puesta en el dólar, sino en la inflación. Creen que volverá a ser alta en febrero. La explicación de sus técnicos es que los datos del IPC de enero y febrero fueron más altos que los anticipados por el Relevamiento de Expectativa de Mercados (REM) porque la recomposición de salarios en diciembre impulsó a las empresas a recomponer en algo sus márgenes de rentabilidad (muy golpeados en 2018). La tasa -la sobreactuación monetaria- responderá a esas nuevas expectativas con los precios.

Para el Ministerio de Hacienda, el del viernes también fue un cierre tranquilo. Así se sintió, dicen, en la reunión de la que participaron Dujovne, Sandleris, Miguel Braun (secretario de Política Económica), Rappoport, Rodrigo Pena (secretario de Hacienda), Gabriel Lopetegui (representante argentino ante el Fondo), Cardarelli, Trevor Alleyne (economista del FMI en el país) y algunos técnicos más del Fondo.

"Fue constructiva y positiva. Esperamos que el Fondo apruebe la revisión", dijeron. La semana pasada Hacienda informó un superávit primario de $16.658 millones en enero (un 324% más alto que un año atrás). Subieron sí, con fuerza, los intereses de la deuda. El mismo mes, el superávit comercial fue de más de US$300 millones. El Gobierno podrá jactarse de haber vuelto -en enero- a los superávits gemelos que desperdició Néstor Kirchner.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.