Reposo enfrentó diez horas de preguntas incómodas y hay dudas por los votos